14/09/2020TRADICIONES

Misa de Kerb en el Pueblo Santa Maria.

Se rindió honores a la Virgen que se encuentra ubicada frente al Templo Parroquial.

De una manera muy especial este año se conmemoró la tradicional Fiesta Patronal, que en otras épocas sin emergencia sanitaria se organizan en el Pueblo Santa Maria, pero en la oportunidad todo se limitó a resaltar desde el punto de vista religioso la Kerb 2020.

Primeramente, el martes pasado, fue la procesión en automóviles, recorriendo las Cruces Rogativas, y el domingo pasado la santa misa que presidió el Párroco de Pueblo San José Leandro Volpe, con una concurrencia limitada, respetando el distanciamiento y otras medidas sanitarias.

Estuvo presente el Secretario Municipal de Gobierno Gaston Duarte en representación oficial del Intendente Municipal Ricardo Moccero, miembros de su Gabinete, Delegados Municipales de Santa Trinidad y San José y Concejales, que acompañaron al Delegado Municipal Juan Pablo Eberle en el oficio religioso, donde el sacerdote resaltó los aspectos de las lecturas de ese domingo e invitó a reflexionar sobre la Fiesta Patronal, las profundas raíces religiosas que fueron especialmente inspiradas en los antepasados, que tenían siempre la prioridad en el marco de su vida religiosa, de trabajo y fundamentalmente de la familia.

La Iglesia recordó el día del nacimiento de la Virgen María cada 8 de setiembre, ese día se llevó a cabo la procesión en autos por las tres cruces rogativas pero el domingo se ofició la misa de Kerb como todos los años donde el Evangelio no nos da datos del nacimiento de María, pero hay varias tradiciones. Algunas, considerando a María descendiente de David, señalan su nacimiento en Belén. Otra corriente griega y armenia, señala Nazaret como cuna de María.

La celebración de la fiesta de la Natividad de la Santísima Virgen María, es conocida en Oriente desde el siglo VI. Fue fijada el 8 de septiembre, día con el que se abre el año litúrgico bizantino, el cual se cierra con la Dormición, en agosto. En Occidente fue introducida hacia el siglo VII y era celebrada con una procesión-letanía, que terminaba en la Basílica de Santa María la Mayor.

La actividad en el domingo de Kerb se inició en la mañana después de las 8 horas con las sirenas de los móviles de Bomberos Voluntarios y el sonido conmovedor de las campanas de la Parroquia de Pueblo Santa Maria saludando a la comunidad en una propuesta de la Delegación Municipal.

La liturgia del domingo nos habla de perdón y misericordia. 

En las lecturas del domingo se señaló que “Cada eucaristía comienza con una petición al Señor de las misericordias para que perdone nuestros pecados y así podamos celebrar dignamente sus misterios. El salmo, que siempre leemos o cantamos después de la primera lectura, nos recuerda que nuestro Dios es misericordioso; esa es una de sus mejores características: “el Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia”. Nosotros estamos llamados a imitar este modo divino de ser”.

El final de la santa misa del domingo de Kerb en el Pueblo Santa Maria que contó con la participación del Coro Parroquial interpretando el Himno de alabanza “Grosser Gott, wir loben Dich!”.

Ese tema que forma parte de las tradiciones más arraigadas fue interpretado por todos los fieles que acompañaron el oficio religioso donde rigurosamente se siguió el protocolo de la emergencia sanitaria mientras las campanas marcaban el desarrollo de una expresión popular fundamental para comenzar el domingo de la Kerb en Santa Maria.