14/10/2020SALUD

“Volver a la Fase 3 sería muy duro porque se cierra todo”

La frase que da título a esta nota periodística la dijo el Dr. Rodrigo Gasteneguy, Coordinador de la Pandemia en Coronel Suárez

Lo expresó luego de asegurar que las medidas que el lunes resolvió el Comité de Crisis, con mayores restricciones a la circulación, sin posibilidad de reuniones familiares o sociales, sin posibilidad de encuentros en espacios públicos y con la Provincia mirando especialmente el crecimiento exponencial del número de contagios por Covid en Coronel Suárez, buscan controlar el alza de los casos e implican “un gran llamado de atención a toda la comunidad. Porque volver a la Fase 3 sería muy duro, se cerraría todo”. 

“La semana pasada presentamos una aceleración de casos muy importante con respecto a lo que veníamos viviendo. Y lo vimos reflejado en el Hospital, en el aumento en la ocupación de camas de sala general y en la terapia intensiva, que llegó a ocuparse todas las camas, hace unos pocos días atrás. Varios pacientes con Covid positivo y neumonía grave en la sala de internación, con tendencia al pase a la terapia, lo que preocupa bastante, y la obligación de, por esta situación, tomar alguna medida desde el punto de vista social. Por eso la reunión del Comité de Crisis el lunes y las medidas que se tomaron”. 

En cuanto a las restricciones, el Dr. Gasteneguy dijo que “uno intenta, siempre, mantener ese equilibrio, que las actividades económicas persistan, así estemos con la presencia del virus en la comunidad. Pero siempre mirando el Hospital, tratando de lograr un equilibrio donde el Hospital no colapse. Donde se puedan seguir con las actividades vigentes, así tengamos el virus en la comunidad. Esto es un equilibrio que cuesta bastante lograr. Por eso estamos implementando estas medidas. Creemos que somos bastante permisivos y que estamos cerca de una Fase 3 real, decidida por nosotros o por Provincia. Porque tenemos una alerta roja y un aviso de Provincia, desde la semana pasada”. 

Dice que “desde La Plata van evaluando todas las fases de los diferentes distritos de la provincia y, obviamente, van viendo el registro de todos los casos positivos que van surgiendo de las diferentes ciudades de la provincia. Y Coronel Suárez, como presentó este incremento tan abrupto del número de casos, nos marcaron como una alerta roja. Significa que estamos a muy poco de hacer un descenso de fase”. 

¿Qué es lo que provocó este ascenso del número de casos? Expresa que “en primer lugar, en una opinión más personal, esto de empezar a diagnosticar varios pacientes sin nexo epidemiológico, sin poder detectar quién contagia a la persona, y entender que el virus empieza a circular en la comunidad. Más allá de la definición de transmisión comunitaria, de la que hemos hablado en algún momento, sabiendo que empezamos a convivir con el virus en la comunidad, y desde la situación donde tenemos varios casos aislados, que no tienen conexión entre sí y que no tienen nexo, viviendo en un Fase 5, era totalmente esperable que tuviéramos un ascenso de casos en algún momento. A eso se le pueden sumar ciertos eventos, como puede ser el Día de la Primavera, como ahora, que viene el Día de la Madre. Igual estamos más restrictivos, por lo cual uno supone que no va a pasar esta situación que se genere aglomeración de personas”. 

Al consultarle en qué cambia el horario de circulación hasta las 20 o hasta las 21.30 (como era hasta el lunes de esta semana), y que vayan más de dos personas por auto, si pertenecen al mismo núcleo familiar, el Dr. Rodrigo Gasteneguy respondió que “lo del vehículo, si son convivientes, pueden compartir el vehículo. El tema es cuando uno no es conviviente, que vive en otra casa, así sea familiar o no; es conveniente que no sean más de dos personas, y una persona atrás y otra adelante, mejor. Se intenta evitar los grupos de amigos, paseando por la ciudad. Siempre, todo se piensa, desde el punto de vista del control. Hay medidas que no son tan lógicas, desde el punto de vista sanitario o médico, y son más lógicas desde el punto de vista social, económico, en la parte de seguridad. Hay que ver qué herramientas tenemos para poder hacer un mejor control. Por ejemplo, mantener abierto el comercio gastronómico. Desde el punto de vista médico puede sonar irracional: cuatro personas comiendo en una mesa. Por más que uno promueva que sea al aire libre, que eso sí es una medida muy importante y ya está estudiada. La verdad que uno intenta mantener una actividad económica, tal vez arriesgando un poco lo sanitario. Tratamos de buscar ese equilibrio con estas medidas. En cuanto al horario, suena muy antipático. Pero todos los encargados de la seguridad tal vez se les haga un poco más simple si no circula absolutamente nadie, a partir de un horario determinado. Y se intentan evitar todo tipo de reuniones, en el horario de la cena, en casas particulares, en quinchos, en campos. Al cortar la circulación un poco antes, uno como que evita que la gente se pueda juntar a la noche, que es donde estamos viendo que hay muchos casos positivos, que se generan en encuentros de este tipo”. 

Agrega que “estamos haciendo un gran esfuerzo para no retroceder más. Porque la Fase 3 es dura. Ahí se cierra prácticamente todo, y le pega muy duro a la economía de la gente.