21/11/2021SALUD

“Todo lo que nos pasa es un espejo de lo que sentimos y pensamos”

“Todo lo que pensamos se manifiesta, sea bueno o malo” había adelantado la especialista en bioneuroemoción Gabriela Weisgesber. Fue en su profundización sobre el mentalismo, en el abordaje que hizo de los siete principios universales que sirven para la salud, las relaciones y la economía.

Habló de la importancia de modificar el pensamiento: “Es darse cuenta y modificarlo” resaltó, aunque se abocó a explicar otros dos principios: la correspondencia y la polaridad.

El primero dice que “como es arriba es abajo y como es adentro es afuera”. Es decir, que todo lo que pensamos tiene una correspondencia en nuestro accionar y todo lo que está adentro nuestro se va a manifestar en el exterior: “Todo lo que nos pasa es un espejo de lo que sentimos, pensamos y demás” dijo Weisgesber, agregando que “el mundo exterior se compone de tres partes, que son la mentalidad, las emociones y la espiritualidad”.

Destacó la entrevistada que “en el mundo exterior está todo lo que uno percibe, ya sea la economía, relaciones o la salud”. De modo que lo que uno percibe lo está generando uno mismo. 

En ese punto, Gabriela Weisgesber aclaró: “Uno a veces elige lo bueno y a veces, lo malo” refiriéndose a cómo pensamos; de ese modo volvió a poner foco en la correspondencia sobre cómo pensamos y percibimos.

La entrevistada propuso que “todo es una cuestión de actitud”. Entonces, apuntó a que reflejamos en el otro, en el trabajo e incluso en la salud, cómo nos sentimos: “Uno puede elegir cómo vivir una situación de salud, si enojándose o pensando que algo me vino a enseñar” resaltó, reconociendo que es difícil ver ese tipo de situaciones de tal manera, pero insistiendo en que ver cómo otras personas han superado difíciles situaciones de salud colabora para enfocarse uno mismo. 

A partir de ahí, comenzó a hablar del principio de la polaridad, que dice que nada es tan bueno ni tan malo, sino que tiene que ver cómo uno piensa: “La vida es simple, si eres feliz, obtendrás felicidad; si eres infeliz, obtendrás infelicidad” marcó Weisgesber.