01/08/2019SALUD

Tiempo de enfermedades respiratorias, por las que no hay que tomar antibióticos.

La Dra. Soledad Firpo llama la atención sobre el abuso de este medicamento.

Son propias de la época todas las infecciones de tipo respiratorio, la tos y los estados gripales que se observan estos días.

“Estamos en la época, se han corrido un poco las semanas. Esto nosotros habitualmente lo veíamos desde mediados de junio, aproximadamente. Pero como el tiempo ha variado todos los virus y las infecciones bacterianas de tipo respiratorio empiezan a circular a medida que bajan las temperaturas y en nuestra ciudad, en este año, se ha ido modificando. Tuvimos las más bajas temperaturas unas semanas posteriores a lo que habitualmente lo teníamos. Y ahora estamos en lo que llamamos temporada alta para todo ese tipo de infecciones”.

Esto lo dijo la Dra. Soledad Firpo, especialista en Infectología.

Señala la profesional que “las infecciones son siempre más o menos las mismas. Mayormente son infecciones virales. Tenemos que recordar que los virus no se curan con antibióticos. Los virus ingresan al organismo, cumplen su ciclo, que es un tiempo delimitado, de 7 a 10 días. Generan una gran sintomatología respiratoria, terminan de cursar esa infección y se elimina el virus, deja de estar. Puede haber gran cantidad de secreción mucosa, puede haber compromiso congestivo de la boca, de la garganta, con mucho dolor; los ganglios inflamados debajo de la mandíbula, en la nuca, detrás de la oreja. Todo eso, lo que nos marca, es que hay una gran infección. Puede también haber tos, congestión ocular y una manifestación a nivel de la vía respiratoria baja, como puede ser una agitación. Todos estos síntomas los dan los virus. El tema es que los pacientes, muchas veces, cuando hacen la consulta, tenían algunos comprimidos de antibiótico en su casa y los consumen. Los antibióticos no calman los dolores, no son analgésicos y se tienen que indicar por una prescripción médica. Y ante una sospecha de infección bacteriana, para todo el resto de los síntomas, se otorga el tratamiento puntualmente sintomático”.

Llama la atención la profesional consultada sobre lo que está provocando el abuso de antibióticos.

“Como infectólogos, desde la Sociedad Argentina y Panamericana de Infectología, la Organización Mundial de la Salud, hay una gran preocupación por el uso masivo e inadecuado de los antibióticos. El problema está en que los gérmenes van aumentando la capacidad de resistencia para lograr ser más invasivos”.

“Si nosotros lo sometemos a una presión antibiótica constante, van a adquirir gran cantidad de genes de resistencia, que se van capitalizando.

Frente a un antibiótico genera el germen de resistencia si se consume otro antibiótico, porque ese no da resultado, se genera otro germen de resistencia nuevo. Así es como las bacterias se van capitalizando con genes de resistencia. Tenemos siempre el mismo número de antibióticos, con lo cual, si las bacterias adquieren gran cantidad de genes de resistencia nos vamos a quedar sin antibióticos con que atacarlas y cuando se esté frente a una infección severa, para la que se necesite un antibiótico para combatirla, no vamos a tener con qué atacarlas. Se estima que, en dos o tres décadas, la sepsis, infección diseminada, va a ser muy difícil atacarla porque no tendremos antibióticos para combatirla”.

Más adelante la profesional consultada se refiere a la vacunación antigripal, indicando que todavía quedan dosis disponibles y que es efectivo aplicarse la vacuna, aún en esta época del año, mientras continúen los fríos.