01/01/2020SALUD

Neonatología Regional de Coronel Suárez.

Cuidando bebés del distrito y la región, no importa la fecha.

Es uno de los sectores, como otros de salud, Bomberos con su guardia, Policía, que en la noche pasada estuvo en plena actividad, como corresponde.
Mientras muchos festejamos dentro de lo que se puede, como cada uno quiere, hubo sectores que permanecieron activos, como los mencionados.
En la Neonatología Regional hay internados tres bebés que son de localidades de la región.

Consultada la Jefa de Enfermeros de la Neo, Andrea Pérez, explicó que “son lugares muy sensibles, en el Hospital se sigue trabajando, enfermería y todo el equipo que no puede estar ausente y tiene que continuar la labor, lo hace de la mejor manera, olvidándose a veces de su familia y estando al pie”.

Agrega que “en lo primero que pensamos es en las familias, que tienen sus bebés internados; hay bebitos de distintos lugares y por ahí se hace un poco más difícil. En nuestro rol, el de acompañar a esas mamás que por ahí están solas y que la van a pasar al lado de sus hijitos, en la Neonatología, pero lejos de sus afectos, de sus lugares. Son fechas estas que pegan muy fuerte. Y la verdad que, con todo el corazón, el enfermero que va a estar en este día, en los momentos claves, como el del brindis, más allá que dejó a su familia, lo hará de la mejor manera. Con sus compañeros de trabajo, con el médico de guardia que también va a estar en estos dos días. Y dispuestos a trabajar, porque por ahí, en el momento menos esperado, puede ser que el bebito más lo necesite”.

Hay bebés de Pringles, de Henderson y de Daireaux, “son bebitos que hace varios días que están; una nenita que hace unos 20 días que está en la Neo, que es la más prematura, ha pasado ya por obvias etapas de su patología. Esa bebé va a estar acompañada de sus papás, tiene una hermanita, que sus papás también están pendiente de ella, porque también es pequeña. Son los casos que no van a poder estar en su casa. También de Daireaux y Henderson, que son bebitos más grandes y que están en el sector de aislamiento, por otro tipo de patologías”.

Hasta el momento de la entrevista, esta situación puede cambiar de un momento a otro, porque la urgencia no sabe de feriados, a las 9:30 de la mañana del martes, estaban internados solamente estos tres bebés de poblaciones de la zona.

“Ayer –por el lunes- se dieron alta a dos bebés”, cuenta. Y por supuesto que cuando se le da el alta a un bebé hay mucha alegría de todo el equipo de profesionales de la Neo y de las familias que se van con su hijo a su casa. También se pensó mucho en eso, en las fiestas, y en estos momentos que por ahí las familias están más sensibles por las fechas. Se fueron mellizos de Pringles, que estuvieron mucho tiempo en nuestra Neo. Y también bebitos de Suárez que, en todo caso, por cualquier consulta están más cerquita”.

Y en estas fechas especiales el equipo de trabajo de la Neonatología Regional recibe muchos saludos: “la verdad que recibimos muchos mensajitos, alguna cosita para compartir, de toda la gente que pasó por la Neo. El mejor regalo es el agradecimiento de la gente, eso nos llena mucho. Es lo que hace que digamos vamos bien, por el camino correcto. A seguir poniéndole toda la garra, con la promesa que la Neo también este nuevo año pueda abrirse un poco más, hacer convenios para recibir chiquitos que necesitan este servicio y que por ahí van a otros lugares más lejanos porque nos falta el compromiso de la acción política, que necesitamos para que la Neo pueda recibir más bebés de la región. Estamos preparados para 20 bebés y con la esperanza que la Neo se pueda abrir mucho más a toda la región”, cerró diciendo Andrea Pérez, Jefa de Enfermeros de la Neonatología Regional.