04/07/2020SALUD

¿Hacen falta más enfermeros/enfermeras en los efectores públicos de salud del Distrito de Coronel Suárez?

“Con la dotación justa”. Esta fue exactamente la expresión que usó el Director de Enfermería del Distrito Luciano Crededío, al ser consultado sobre el particular.

Esta problemática –la insuficiencia del personal de enfermería en los efectores de salud públicos y privados- se ha manifestado muchas veces. Ahora, en el marco de esta pandemia, se vuelve a poner en evidencia.

“Estamos inmersos dentro de un mismo sistema nacional de salud, y no escapamos a la realidad país. Acá también nos ha afectado esto de la pandemia, a una realidad de la profesión de enfermería que marca también la OMS, el Consejo Internacional de Enfermeros, y para lo que es América Latina, donde el déficit de la profesión enfermería es bastante notorio. Ahora queda aún más en evidencia en esta pandemia, que ha hecho que todos los sistemas de salud se reestructuren y se fragmenten más de lo que ya se venían realizando con las especializaciones de la medicina. A la que hoy le agregamos un área nueva, el área Covid”, dijo Crededío en consulta con La Nueva Radio Suárez.

Para las áreas de coronavirus, indica, “se requiere dotaciones de personal sólo destinada a estas áreas, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 30 días del mes”.

En los hospitales de Huanguelén y Coronel Suárez hubo personas internadas en estas áreas, hasta que se determinó que el padecimiento no incluía Covid. 

“Esas áreas estuvieron atendidas por personal de enfermería, en forma permanente. En el caso del médico, si requiere ingresar a estos sectores se viste con los famosos equipos de protección personal, para atender al paciente. En el caso de enfermería, tiene que estar ahí las 24 horas del día, como está en los otros servicios para la atención de estos pacientes”.

Agrega que “si bien hemos tenido ingresos, a través de un programa que lanzó el Municipio, que primero nació como un programa de entrenamiento para profesionales y técnicos, ahora sufrió una modificación este programa, y que es para todo este tipo de gente que está fuera del sistema, y que tiene un título de enfermero, o que está en la etapa formativa. Gran parte de los que tenemos trabajando en este programa son estudiantes del Instituto local de formación terciaria. No obstante, este personal tiene una limitante en su acción. No es lo mismo un enfermero formado, con título y matrícula habilitante, que un estudiante en proceso formativo. No nos olvidemos que estamos hablando de una profesión que tiene título y matrícula, por consecuencia, es responsable de cada uno de sus actos. Los estudiantes que tenemos hoy trabajando encuentran limitaciones que nos establece nuestro marco legal y regulatorio de la profesión”.

Si se llegaran a ocupar las 192 camas que hoy dispone el Hospital, “vamos a necesitar un número importante de enfermeros, además de los que ya tenemos, para habilitar nuevas áreas”, dijo Luciano Crededío.

Informa que “la relación enfermero-paciente, para una sala común de internación, es de un enfermero cada seis pacientes. Eso para pacientes de mediana a baja complejidad. Un paciente de complejidad media o alta, como puede ser una terapia intensiva, la relación enfermero-paciente es de uno a uno o de dos a uno. O sea, estamos hablando de una alta demanda de personal”.

Dice que con el recurso que se cuenta en planta, más estos programas de entrenamiento, “hemos ido tratando de reforzar todo lo más que se pueda. Igual, es un recurso que no es ni el ideal o el óptimo que nosotros quisiéramos tener. Estamos con las dotaciones justas. Tenemos un total, a nivel distrito, de 148 enfermeros. Tenemos que restar que, en ese número, hay 13 enfermeras con factor de riesgo, por lo tanto, están licenciadas. Que estamos cubriendo con personas que están en estos programas de entrenamiento. Así que siempre estamos ahí, como en una situación normal o deficitaria. Porque no hay recursos humanos, por más que se ha buscado de incorporar no hemos encontrado más enfermeros para sumar”.

Esto es uno, otro, de los muy buenos motivos para no “soltarse” en esta Fase 5 que estamos transitando los suarenses. Para que cuando se den contagios por Covid 19 en el distrito sean controlados en número de casos, para poder, el personal de salud, responder adecuadamente a la demanda de atención.