09/01/2019SALUD

En Huanguelén apareció otro murciélago afectado con el virus de la rabia.

Fue el segundo durante el mes de diciembre. Ante la presencia de este animal de día, “es primordial que enseguida llamen a la Mesa de Zoonosis de su localidad” expresó la Dra. Paulina Peirano, Médica Veterinaria.

En los primeros días de este mes de enero se confirmó que el murciélago que se había enviado a analizar, encontrado en un domicilio particular de Huanguelén, tenía el virus de la rabia. Se suma a otro que, en los primeros días de enero, se halló en una escuela de la localidad, que también dio positivo en el análisis del virus.

Consultada la Dra. Paulina Peirano, Médica Veterinaria que integra el equipo del SENASA y pertenece a la Mesa de Zoonosis de Huanguelén, se refirió al respecto.

“A mediados de diciembre se encontró un murciélago positivo en una institución escolar, que enseguida los directivos tomaron con la Mesa de Zoonosis. Se llevó a analizar, dio positivo y se llevó a cabo el protocolo de vacunación antirrábica de perros y gatos. El segundo caso fue en los últimos días de diciembre, que por el tema de las fiestas se retrasó el análisis. Este segundo caso fue en un domicilio privado”.

Aclaró que “la presencia de murciélagos es normal, es parte de la naturaleza. Pero siempre hay que tener precaución cuando estos animalitos se encuentran de día, lo que no es normal. Son mamíferos de hábitos nocturnos y cuando se encuentran de día es cuando uno tiene que tomar una precaución. Si el murciélago anda de día y no puede volar es porque puede tener alguna patología, un ala rota o tener rabia, que es el caso que nos ha tocado a nosotros”.

Lo importante es que “hay una Mesa de Zoonosis consolidada, un buen equipo de trabajo, y la gente nos responde bien, nos abre las puertas. Es primordial que enseguida llamen a la Mesa de Zoonosis de su localidad. Por supuesto que la gente anda más alarmada, pero lo que no es normal es verlos de día”.

Cuando hay movimientos de edificios, de construcciones que han estado abandonadas, cuando se mueven techos, etc., es cuando se comienza a ver mayor presencia de murciélagos.

“También es una época del año que los días son mucho más largos, estamos más tiempo al aire libre y por ahí los notamos más”, indicó.

Una recomendación muy importante, es cómo capturar al animal para que pueda ser analizado.

Al respecto, la Dra. Paulina Peirano explicó que “lo primero que tiene que hacer una persona que encuentra un murciélago de día –lo que no es normal- es llamar a la Mesa de Zoonosis. Lo importante es no matarlo, porque para hacer el análisis se requiere que el animal esté vivo, o que tenga su cabeza entera, por lo menos. Por ahí uno le pega un palo, se asusta, y si se le destruye la cabeza no se puede analizar. Recomendamos a la gente que tome un balde, boca abajo, y lo dejen ahí al animal, para que alguien de la Mesa de Zoonosis lo vaya a retirar. Que no lo manipulen, no lo maten. Lo del balde o tarro es una buena técnica, que funciona bien. El estudio se hace a nivel de la cabeza del murciélago y si la misma está destruida no es compatible para ser analizada”.