05/01/2022RELIGION

Hasta el domingo estará en Santa Trinidad un grupo de jóvenes misioneros de Daireaux

Es la segunda vez que vienen a la primera colonia alemana –las misiones son a 3 años-; se trata del grupo Manantial, que llegó en las primeras horas de la mañana de este martes y permanecerá hasta el domingo antes del mediodía, cuando estarán regresando. El cierre de la misión, será el día sábado.

Alejandra Capel, es una de los dos coordinadores que lleva adelante este grupo misionero compuesto por 10 jóvenes. En entrevista con La Nueva Radio Suárez dijo que los habían recibido muy bien, tal como sucedió en el verano del 2020 cuando realizaron la primera de las tres misiones previstas. Fueron recibidos por los jóvenes de un grupo misionero que se conformó el año pasado en Coronel Suárez. 

Se manifestó “muy feliz”, por este regreso y continuidad de la misión que la pandemia cortó. “A pesar de todos los escollos que nos puso la pandemia, acá estamos. Este año, vinimos menos que la vez pasada, por diferentes razones”, explicó.  

El desarrollo de la misión es en Santa Trinidad, pero explica, “está invitada toda la comunidad de las otras colonias y de Coronel Suárez. Los que quieran venir. La idea, es plantear actividades al aire libre, para que también podamos estar tranquilos y mantener los protocolos”.

Todos los días, se compartirá celebración de la palabra o misa, habrá actividades pautadas para jóvenes, niños y adultos. “Para cada edad, tenemos un día estipulado. La misión va a ser concretamente, en Santa Trinidad. Vamos a salir a visitar las casas y a algunas familias. Manteniendo todos los protocolos posibles, la idea es pasar unos días lindos, con esta comunidad, que siempre nos recibe tan bien”, dijo Alejandra Capel.

Informó que todos los que concurren están con las dos dosis de las vacunas aplicadas, y con hisopados negativos. “Quisimos tomar todos los recaudos, para venir tranquilos”, explicó la Coordinadora.

Sobre lo que deja esta actividad misionera, a los jóvenes que participan, dice que “lo más importante, es el compartir, el poder vincularse con otros jóvenes. Algunos, que viven la fé, otros, que quizás vas conociendo en el transcurso de los días y no, pero igual se comparten otras vivencias de vida. A mí me parece que en esta situación que vivimos, como seres humanos, a veces tan alejados de Dios, no hay cosa más linda que poder traerlo a Jesús”.

Lo que traen los misioneros es mucho, lo que se llevan, también, como experiencias vivenciales muy fuertes: “Creo, que siempre, nos llevamos un montón de cosas. El primer año que vinimos, nos fuimos plenos de acá, porque, nos han recibido de una manera increíble. Creo, que nosotros nos fuimos más misionados, que lo que pudimos dejar. Es, muy rico para todos: para nosotros y para las personas que visitamos también”.