25/05/2021PRODUCCION

Carne y cierre de exportaciones: la voz de la producción y el comercio minorista de carne

“El tema de la carne es un tema viejo en nuestro país. Cuando hay que agarrársela con alguien, lo hacen con el productor ganadero” comenzó diciendo el comerciante ganadero local, Luciano Rebolini, consultado en relación al cierre a las exportaciones de la carne.

En esa línea, sostuvo: “Hace un tiempo que el precio de la hacienda venía relegado por las malas políticas de los Gobiernos que han pasado”. Además, agregó que se necesita que se produzca más para abastecer todos los mercados y aseguró que “la exportación no influye en el precio de la carne argentina. Son dos cosas distintas” y explicó que, “lo que se vende afuera, en un 80%, es carne que acá no se consume”. 

De ese modo, Rebolini aclaró: “La carne ha venido subiendo, pero lo que se quedó fue el valor del peso; los sueldos de la gente” y profundizó en la devaluación que se remonta a hace varios años. 

Opinó entonces que, con el cierre a las exportaciones, “lo que van a lograr es que se pierda el mercado que costó mucho conseguir y que ingresen menos dólares al país, que los está necesitando para cubrir la balanza comercial”. 

Sostuvo que, “si el productor no tiene un plan a largo plazo, va a dejar de invertir” y explicó que, para lograr un novillo de exportación, se necesitan cuatro años: “Creo que se están equivocando y los están asesorando muy mal” dijo en consecuencia. 

Sobre los dichos del presidente de la Nación, Alberto Fernández, sobre este tema, Rebolini agregó: “Escuchar al Presidente decir que Argentina tiene tres millones de cabezas fue demasiado. No podés sentarte a hablar con alguien que está informado de esa manera” dijo, aludiendo a que, en realidad, en nuestro país, “hay 54 millones de cabezas”. 

El entrevistado, en ese punto, cuestionó “¿no lo asesoran?” y apuntó a que, a la larga, decisiones como esta van a perjudicar al interior: “Si acá, en Coronel Suárez, dejamos de invertir en ganadería, se perjudica la gente de Suárez porque toma mucha mano de obra la ganadería” explicó con notoria incertidumbre y aunque sostuvo que, para él, es todo político, agregó que “la política cuesta cara en este país y haciendo lo que están haciendo, vamos a terminar con un negocio”.

A eso agregó que, “en realidad, lo que tienen que seguir es el negocio de los Frigoríficos” y apuntó a que, quizás, “el problema son los negocios que hacen los Frigoríficos con el Gobierno y a su vez, cuando exportan, qué hacen con la plata después”. Como productor ganadero, el entrevistado destacó que ese es un punto que no pueden manejar desde su lugar y aseguró que “lo único que hacen los productores es producir. No le ponen ni el precio ni nada”. 

Por otro lado, Rebolini expresó un anhelo de encontrar una solución: “Yo estoy en la comercialización de carne y el Mercado de Liniers está parado. Lo que eso va a generar es que se corte la cadena de pagos si esto sigue así” dijo asegurando que no se puede proveer de otro lado. 

Consultado sobre las posibilidades de subsidio, Rebolini opinó que “no sirven”: “En su momento, subsidiaron los feedlot y terminaron siendo un negociado porque los mismos del Estado ponían feedlot”. En consecuencia, insistió en que “hay que dejar producir. No necesitamos que nos subsidien. Necesitamos que nos bajen los impuestos”.

Sobre el cierre de la entrevista, Rebolini relató: “Hace un año, quienes tenemos comercio y tenemos gente a cargo, nos preocupa que la venimos pasando mal. Yo no veo que la clase política haga un esfuerzo y por ejemplo, bajen el porcentaje de gasto político en todos los niveles. Me encantaría y estoy hablando de todos los partidos; no lo hace Cambiemos ni el oficialismo, nadie”. En esa línea, Rebolini agregó: “Veo lo que está pasando con los Hospitales y es lamentable. Es lamentable que un Concejal esté ganando cien mil pesos y una Enfermera, treinta mil o que no puedan poner veinte enfermeros más en el Hospital”.