08/11/2019NACIONALES

Deuda: refuerza Trump apoyo clave a Alberto Fernández

México clave para acercar ofertas de Washington; reunión secreta. "No podemos pagar en las condiciones en que está la economía argentina", dijo el presidente electo. Ratificó igual que el país "siempre ha hecho honor a sus deudas". Mientras, el vocero del FMI confirmó que el organismo está "listo" para negociar. Desde el Gobierno se propone misión en conjunto.

Donald Trump decidió mantener la mejor relación posible con el Gobierno de Alberto Fernández (como lo hizo también con el de Mauricio Macri) mientras la región ya mira con espanto cómo Jair Bolsonaro quema todos los puentes lógicos en la relación con Argentina. Todo el proceso puede resumirse en las reuniones, comunicaciones y mensajes que se fueron cruzando entre la Casa Blanca, el FMI y la Argentina, algunas conocidas y otras mantenidas hasta anoche en secreto.

México no sólo fue el debut internacional formal de Alberto Fernández como presidente electo con la proclamada intención de acercar la estrategia local a la de Andrés Manuel López Obrador, mientras Bolsonaro sigue avanzando hacia la irracionalidad diplomática. En México, casi sin mencionarlo y escondido dentro de la agenda oficial del viaje, Alberto F. tuvo encuentros clave con el gobierno de Trump. Uno de ellos, el almuerzo que mantuvo poco antes de emprender el regreso a Buenos Aires con Mauricio Claver, director de Asuntos del Hemisferio Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional de Washigton. Pero hubo otro contacto con un enviado de Departamento de Estado que no fue publicitado, no tuvo foto y se quiso guardar en absoluta reserva.

En esas conversaciones el presidente electo recibió apoyo de Washington y ofertas directas para continuar manteniendo una relación adulta entre los dos países. Alberto F. habla del apoyo que Trump puede darle a la Argentina presionando en el directorio del FMI en la renegociación de la deuda y hasta puso como ejemplo los favores que la administración de George Bush le hizo a Nestor Kirchner, pero detrás hay mucho mas.

Estados Unidos no quiere armarse un frente de conflicto con Argentina en un momento en que la región tiembla en protestas incluso en los alumnos menos pensados como Chile. Y una herramienta para eso es la decisión de Trump de jugar “portándose mucho mejor que Brasil” para balancear el dominio.

Bolsonaro le da ventajas de sobra para eso: esta claro que el presidente de Brasil no iba a venir a la asunción presidencial, pero al menos parecía que la crisis se podía comenzar a calmar cuando el Planalto anunció que vendría Hamilton Mourao, el vicepresidente mas moderado y al que muchos en Brasil acuden cuando todo aparece descontrolado. Duró poco: el último giro de Bolsonaro fue cancelar el viaje de Mourao y reemplazarlo por un ministro de mucha menor categoría en su administración.

Otro round. El FMI dijo ayer que esta listo para negociar. Incluso, utilizando lenguaje vaticano, están dispuestos a hacerlo con los economistas de Alberto F. antes de la asunción presidencial. Hernán Lacunza avisó que él acompaña si hace falta.

La frase clave en este proceso la dio ayer Gerry Rice, vocero del FMI. Vale la pena repetirla: “Entiendo que el Sr. Werner y el Sr. Nielsen participan en una conferencia organizada por la Universidad de Miami mañana. No tengo conocimiento de ninguna reunión planificada en este momento, pero no se excluir que se crucen en los pasillos como suele ocurrir en este tipo de evento”, dijo el funcionario.

Ese seminario, que este diario anticipó en exclusiva, se hará hoy. Alejandro Werner y Guillermo Nielsen estaban alojados anoche en el mismo hotel, el Biltmore de Coral Gables. Ese “cruce de pasillos” para intercambiar “opiniones” sobre la renegociación de la deuda (con el Fondo y con bonistas) seguramente podría haberse dado ya anoche en algunas de las amplias instalaciones de ese hotel.

Tercer tema. Alberto Fernández tendrá en Buenos Aires este fin de semana al Grupo Puebla, que se presenta como el foco del progresismo en América Latina. Dilma Rousseff, José “Pepe” Mujica, Fernando Lugo, Ernesto Samper, Álvaro García Linera, José Luis Rodríguez Zapatero y el uruguayo Daniel Martínez serán de la partida. Las sesiones de ese grupo tendrán dos escalas imperdibles: una reunión chica hoy por la noche en el Café las Palabras que anima Eduardo Valdés y una cena mas amplia el sábado en los claustros de la Abadía en Belgrano. Allí se hablará también de la deuda y de la imposibilidad de pagarla sin crecimiento, algo que Alberto F. explicó con creces en el reportaje que le dio a Rafael Correa para el Rusia Today(ver nota aparte)

Tras el tumulto latinoamericano del Grupo Puebla, habrá lunes y martes peronismo pragmático a full. Comenzará en Buenos Aires la reunión del US-Argentina Business Council para lo que llega al país una delegación de la US Chamber of commerce encabezada por Myron Brilliant, executive vice president and Head of International Affairs de la U.S. Chamber of Commerce, por si falta algún titulo.

Esa delegación de empresarios quiere tantear relaciones y ofertas al nuevo gobierno. Allí no solo hablan los empresarios estadounidenses sino también las empresas argentinas que cotizan en el la bolsa de Nueva York. El grupo ya tiene confirmados encuentros con los equipos de Alberto F. A saber: Jorge Arguello, Cecilia Todesca y Matías Kulfas. Según informan los propios organizadores aun resta confirmar reuniones con el presidente electo, Sergio Massa, Gustavo Beliz y, también Horacio Rodríguez Larreta ya que como es lógico, estos diálogos empresarios siempre se dan con el oficialismo y la cabeza la de la oposición.

Fuente: Ambito.com