13/11/2020JUSTICIA

La justicia de Bahía Blanca dictó el sobreseimiento de las personas que tenían iniciada una causa por posible delito, cuando habían hecho una manifestación pública el 17 de agosto

“Una gran satisfacción” dijo sentir María Garrós, consultada por La Nueva Radio Suárez

Unas 35 personas de Coronel Suárez celebraron la disposición de la Jueza Federal María Gabriela Marrón, que en la causa N° FBB 9503-2020, caratulada “N.N S/ Averiguación de delito”, que se tramitó en el Juzgado N° 2 de Bahía Blanca, resolvió el sobreseimiento de todos los acusados.

Habían sido imputados luego de participar en un acto que tuvo lugar el 17 de agosto en las rotondas de las Rutas 85 y 67, alrededor de las 11 de la mañana, un sitio histórico de reclamos, en oportunidad de las protestas del campo. Por la tarde se llevó a cabo, ese día, una manifestación de protesta. 

Paralelamente a este sobreseimiento, quedó una causa que se tramita por separado, contra el Jefe de la Policía Comunal, Martín Otero, el titular de la Comisaría 1 Juan Oscar Díaz, y el Intendente Municipal de Coronel Suárez Ricardo Moccero, por la presunta comisión del delito de abuso de autoridad. 

“Una gran satisfacción”, dijo sentir María Garrós, consultada por La Nueva Radio Suárez. 

Es una de las sobreseídas por la justicia federal y, con toda tranquilidad, respondió a la requisitoria frente a la novedad registrada en esta causa, ahora resuelta y archivada. 

En su momento la causa que planteó el Jefe Comunal tuvo una gran repercusión negativa, no solamente en las personas afectadas por la acusación de posible delito, al manifestarse, sino en los medios nacionales y redes sociales, donde el nombre del Intendente de Coronel Suárez fue por esos días uno de los más mencionados. 

“Tantas veces uno piensa en la justicia, ¿dónde estás que no te puedo encontrar?, y esta vez la verdad que demostró que está viva la justicia. Y a mi manera de ver, para defender ni más ni menos que un derecho constitucional como es el de libertad de expresión. Dicen que los jueces hablan por sus sentencias y así lo hizo la Dra. María Gabriela Marrón, del Juzgado Federal 2 de Bahía Blanca”, dijo María Garrós a La Nueva Radio Suárez. 

Recordó que “ese día se organizó el acto homenaje, al que concurrimos nosotros. Fue un homenaje a San Martín, que se hizo en la rotonda. A mí me pidieron que escriba unas palabras conmemorativas hacia San Martín. Yo comencé diciendo, me acuerdo muy bien, que nuestra patria está ávida de grandezas, porque la verdad que alguna vez fue grande y alguna vez tuvimos figuras como San Martín, que entendíamos que era un compendio de todas las virtudes humanas, los valores, los principios. Yo hice un discurso donde resaltaba todo ese tipo de cosas. Y me parecía importante que lo que nos unía en esos momentos era esa orfandad que tenemos, en relación a nuestros representantes. Nos pareció que ese era un buen motivo para juntarnos. Reivindicar un estilo de vida, una idea. Eso fue lo que hicimos en el acto, en la rotonda. Más tarde, se dio el otro acto, que se desarrolló en todo el país: cacerolazo, banderazo, no sé cómo se lo dice, donde la gente expresaba malestar, contra distintas políticas que llevaba a cabo el gobierno”. 

En el acto que se llevó a cabo en las rotondas de las dos rutas que rodean a Suárez, la Policía “nos tomaba los nombres, lo que fue bastante desagradable, nos pedían el DNI, donde nos sentimos como violentados. Nos pedían DNI, nombre de los padres, domicilio. Yo no se los di, porque entendí que no tenía ninguna justificación, no estamos viviendo en un estado de sitio. Estábamos manifestándonos, cumplíamos con el distanciamiento social. En ese momento había Fase 5. Nadie sintió que estábamos poniendo en peligro al otro por estar ahí. Pero mucha gente, de total buena fe, les dio los nombres. A mi casa fueron igual, como yo leí esas palabras, y acá nos conocemos todos, por eso fueron a casa”. 

Dice que, en ese momento, la violentó mucho el hecho. “Yo no estoy acostumbrada a estas cosas. Es la primera vez que me pasa algo así. Yo vivo en el campo, le tocaron el timbre a mamá para decirle que tenía que ir a la Comisaría. Empezamos ahí mismo a ponernos en contacto entre todos, y decidimos presentarnos juntos en la Comisaría, a ver qué pasaba; lo dimos a conocer, expresamos nuestras opiniones, y gracias a Dios el desenlace fue bueno para todos”. 

Sobre la causa que ahora tienen el Intendente y los dos jefes policiales, por abuso de autoridad, explica María Garros que “es una acción de oficio que hizo el fiscal o la jueza. No fue una denuncia que hicimos nosotros”. 

“Yo sé que, a muchas personas, que pueden presentarse como testigos en esa causa que inicia la jueza, contra el Intendente o las autoridades, puede ser que se dé así, pero no es algo que promovimos nosotros. Es algo que se hizo de oficio”. 

Explica que, en lo que asimismo respecta, “nunca fue una causa personal contra nadie. Yo siento que tenemos necesidad, con todos estos momentos que estamos viviendo, de expresar nuestras ideas, de decir cuando uno está en desacuerdo con algo. Y más cuando se trata de reivindicar valores. Pero, a mí, no me gustan todos estos vericuetos oficiales. Creo que todos tenemos derecho a expresarnos”. 

Dice que “de entrada nosotros leímos una información que salió en los medios de acá y de Bahía, donde se indicaba que el fiscal iba a desestimar eso, que le parecía un disparate. Tuvo bastante repercusión, salió en todas partes, nos llamaron a varios de los que participamos de varios medios. Y enseguida salió la comunicación del fiscal de la causa, que dijeron que la iban a desestimar a esta causa. Y que incluso iban a considerar ese abuso de autoridad, que después se dio”. 

En el final de la entrevista, luego de hablar el 17 de agosto sobre el sueño de una patria justa, consultada en torno a cómo siente la patria en estos momentos, María Garrós expresó que “lo contrario, la siento muy injusta. Más allá de todos los problemas económicos y políticos, hay como un avasallamiento permanente sobre nuestros derechos, amparados en la Constitución. Sobre la propiedad, sobre la libertad de expresión… Y me parece muy triste. Por eso siento que los que estamos en disconformidad tenemos que hacernos oír. De buenas maneras, pero tenemos que hacernos oír”.