28/07/2020INSTITUCIONES

El Centro de Día en una complicada situación económica.

No se descartan tomar medidas excepcionales.

Estos que están transcurriendo son “malos días”, dice “Coqui” Otegui, que es Secretario de la actual Comisión Directiva del Centro de Día. “Socialmente y para la institución”, explica. 

“Estamos en un momento complejo, como muchas veces, pero nunca tanto como ahora. Hace siete años tal vez fue complejo el momento en que agarré la institución, con gran parte de la gente que está hoy. Pero, como hoy, sinceramente, no. Hemos llegado a este punto pocas veces. No por cambios de administración ni nada, sino por situaciones que se van dando en la economía que desequilibra la institución”.

No hay prácticamente deuda de parte de IOMA, explica: “el IOMA se ha puesto bastante al día. Lo que pasa es que se ha hecho muy grande la brecha del gasto que genera la institución y la recaudación. Ha ido subiendo todo, se ha ido aumentando, duplicando. Las facturaciones han quedado prácticamente iguales. Y nosotros hemos tenido bajas de la facturación, por chicos que ya no están. Hemos tenido siete bajas. Y al no poder incorporar, con todo esto que está sucediendo, se ha puesto todo muy complejo. Se hace difícil sostener”.

Al consultarle cuánto cuesta el Centro de Día y el Hogar que tiene la institución, en gastos fijos, dice Otegui que “el gasto, desde la compra de comida, productos de limpieza, cargas sociales, sueldos, estamos alrededor de 750 mil pesos mensuales. Hoy por hoy tenemos una facturación de alrededor de los 500 y pico de mil pesos, cortito. Tenemos un desfasaje de 250 mil pesos por mes. No es que se cambió la administración, la forma de administración, ni nada por el estilo. Pero esto se nos ha agravado”.

Explica “Coqui” Otegui que “el sueldo del personal tiene prioridad en la institución. Se nos ha generado una deuda en el pago de las cargas sociales. Hoy no se pueden hacer eventos y no se pueden incorporar chicos a la institución”.

Más adelante, en la entrevista, Otegui dice que, junto con la Comisión, se plantean “si dejamos agravar la situación o empezamos a tomar medidas. Esas son medidas dolorosas, que a veces uno no quiere tomar. Las vamos a tener que empezar a tomar si no queremos complicar la situación. Si esto sigue así se seguirá agravando y podríamos terminar en el cierre de la institución. Porque en muy poco tiempo se generan números que son monstruosos”.

Dice que están hablando “con las autoridades, para ver qué solución, por dónde se puede encontrar el achique”.