01/12/2018EDUCACION

Los egresados del Jardín de Infantes N° 901 viajaron a una pequeña localidad del Distrito.

Proyecto: “Compartiendo un día en D’Orbigny”. “No hay nada más productivo que el encuentro con otros”.

El Jardín de Infantes N° 901, la Escuela N° 23 y el Jardín Rural N° 8 concretaron una jornada compartiendo la tarde a la sombra de los árboles y el trinar de los pájaros.

Los jardines de infantes son para los niños un espacio al cual asisten cotidianamente, en el que vivencian experiencias de aprendizaje, juego y a partir de las que desarrollan su formación personal y social, pero no todos contemplan la misma realidad en la cotidianeidad.

Existen diferentes realidades al comparar las instituciones, ya sea desde los espacios físicos hasta la forma de trabajar.

Ofrecer un espacio compartido entre niños de dos comunidades diferentes resulta una propuesta interesante y rica para los alumnos, en donde tienen la posibilidad de conocer una realidad distinta a la cotidiana; socializar con pares y enriquecer los conocimientos que poseen sobre el jardín de infantes como institución, para esto resulta apropiado buscar una fecha con un significado relevante y en común a ambas instituciones.

Estos encuentros propician un espacio para vincularse, para conocer otros lugares, otras experiencias, otros aprendizajes y compartir un día disfrutando de distintos juegos, danzas y comidas típicas de nuestro país, con el propósito de promover el acercamiento de los alumnos a contextos conocidos y ofrecer también la posibilidad de acceder a otros más desconocidos.

La jornada se desarrolló con la presentación de las diferentes instituciones compartieron distintos juegos: carrera de embolsados, carrera de caballos, la herradura, carrera de sortijas, juego con cartas, rincón de baile y carrera de cuero arrastrado.

Los alumnos, sus familias y los directivos de ambas instituciones, Cecilia Casquero, Eugenia Ibáñez, Mariana Rovai y Karina Graff, las docentes de tercera sección y multiedad, Cecilia Díaz, Cecilia Espinosa, Claudia Mattia, sus preceptoras Flavia Heguy y Pamela Fuhr, con la colaboración de Laura Belloni, el profesor de Educación Física: Gustavo Sein.

Auxiliar: María Marta Zarate, Inspectores Andrea Cortina y Marcela Giménez, en forma conjunta, hicieron posible concretar el encuentro de dos realidades diferentes bajo un mismo objetivo.

Los pasteles y tortas fritas no faltaron, como tampoco los mates, las familias compartieron la merienda y el cierre se produjo con pañuelos al viento en una ronda, en el amplio patio con un baile donde los más pequeños junto a los adultos danzaron al compás de la música.

“Se agradece a través de este medio a todos los que colaboraron en forma desinteresada para lograr concretar este proyecto que se planificó para quedarse”.