09/09/2019EDUCACION

Con gran júbilo la Escuela Especial N° 501 festejó sus 50 años de vida.

El mensaje central estuvo a cargo de la Profesora Carolina Etcheverry, Directora del establecimiento. Reconocimientos para las ex Directoras, descubrimiento de placas, declaración de Interés Municipal por parte del Concejo Deliberante y la Municipalidad mientras otros presentes coronaron el acontecimiento.

El domingo, después de las 11 de la mañana, el edificio de la Escuela Especial N° 501 presentaba sus mejores galas, acorde a un acontecimiento que marcaba un antes y un después en su vida institucional.

50 años de un gran trabajo de inserción en la comunidad, de compartir esfuerzos por la inclusión y aplicar el claro concepto que la discapacidad nos presenta como gran desafío actual, siguiendo todos los esfuerzos que marcaron el comienzo de la escuela.

Desde su infraestructura en la calle Avellaneda, en casas industriales donadas por Don Alberto J. Armando, su traslado a las nuevas dependencias que ocupa en la actualidad, construidas en el comienzo de la década del 80, y un ritmo que acompaña los nuevos desafíos.

Con gran júbilo el establecimiento que conduce la Profesora Carolina Etcheverry, secundada por un eficiente equipo directivo, docente, de servicio, una fiel y servicial Asociación Cooperadora, recibió en la mañana del domingo, fecha exacta de su fundación hace 50 años atrás, a las autoridades municipales, educativas, políticas, docentes, ex docentes, ex directoras, cooperadores y la presencia muy destacada de ex alumnos y sus familias, que mantienen un contacto permanente, valorando los aportes educativos recibidos en la institución.

Las ex Directoras Maria Elena Mackeprang, Maria Cristina Pérez, Stella Fahei de Fernández y Alicia Bellisomi fueron invitadas a descubrir una placa recordatoria de este acontecimiento en nombre de los ex docentes que pasaron por las aulas.

De la misma manera Gladys Hall y Soledad Riffo dejaron descubierta una placa con el nombre de todos los docentes y auxiliares actuales, y Héctor Díaz y Silvia Di Rocca hicieron lo propio con la placa de la Asociación Cooperadora.

La bendición estuvo a cargo del Diácono Alberto Segui, para inmediatamente después iniciarse la ceremonia formal en el patio del establecimiento, donde se dio la bienvenida a las autoridades presentes, a la Banda Municipal Bartolomé Meier, que engalanó el grato acontecimiento educativo, para recibir la Bandera de Ceremonia acompañada por María Aranda, docente de Formación Integral.

Acto seguido se procedió a inaugurar el mástil donado por la empresa Smurfit Kappa y para ello se invitó a la docente Paula Barrios con su grupo de alumnos para izar nuestro Pabellón Nacional, acompañados de la canción “Aurora”, interpretada por la Banda Municipal de Música, y seguidamente se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino.

Tras los mensajes de la actual y ex Directoras, un grupo de alumnos entregaron un obsequio en señal de gratitud por todo lo que han hecho por la educación especial, mientras ex docentes, auxiliares y cooperadores pasaron al frente para recibir un regalito preparado por maestros y alumnos de la escuela.

Acto seguido, el Presidente del Honorable Concejo Deliberante junto a los Concejales presentes entregaron la Declaración a través de la cual se reconoce este 50° aniversario de la Escuela Especial como de Interés Legislativo.

El bloque de Concejales de Cambiemos quiso estar presente en este momento tan especial, por eso entregaron regalitos que prepararon para los alumnos y la escuela y el concejal Alberto Fernández en representación de “Juntos por el Cambio” entrego un donativo.

Por su parte, el Movimiento para la Victoria, en la persona del Concejal Lic. Ricardo Moccero junto al concejal Oscar Durand, hicieron entrega de un presente institucional y el Consejo Escolar también se hizo presente con una placa y sentidas palabras de la Presidente del organismo Susana Previsdomini.

Melisa Chaves, Profesora de Música de la Escuela, junto a sus alumnos, cantaron la canción de Diego Torres “Iguales”, y seguidamente la Banda Municipal de Música “Bartolomé Meier” deleitó a todos con su música y con el tradicional “Feliz Cumpleaños”.

El acto cerró con un ágape, que fue especialmente preparado por los alumnos para agasajar a todos los presentes, en un acto donde sobresalieron las emociones, los reencuentros y reconocimientos especiales a todos quienes han sido forjadores de estos 50 años en el proceso educativo especial de la ciudad extendiendo la actividad recreativa en una tarde a pleno sol favoreciendo las actividades al aire libre.