15/05/2019CULTURA

Notable actividad en la Biblioteca Popular Infantil.

Al llegar al lugar están saliendo muchas personas. Es que acaba de terminar el taller de la memoria. Al ingresar, en el interior, hay dos mesas con niños frente a tableros de ajedrez, con el Profesor Pablo Amoroso que controla y enseña la realización de jugadas. Eso da cuenta de toda la actividad: conviviendo diferentes grupos etarios, llevando a cabo distintas actividades, en un ambiente rodeado de libros.

Consultadas dos integrantes de la Comisión Directiva, Gladys Meyer (Presidente) y Alicia Muzzolón (Vicepresidente), se refieren a toda esta actividad.

“Lo que se compró en la Feria del Libro fue mucho. Este año, que pensábamos que iba a estar difícil, se hizo un relevamiento económico y se invirtieron 35 mil pesos en libros. Todo el gasto que se hizo, con el traslado y demás, lo vamos a solventar con la venta de tallarines que tenemos previsto para el 24 de mayo. Se trata de tallarines frescos, elaborados por una empresa local y que vende la Biblioteca a 60 pesos el medio kilo”.

También se suma Manuela Sánchez, bibliotecaria, quien dice que “por suerte cada año vamos sumando más socios, más visitas. Siempre vamos superando el mes anterior en cuanto a estadísticas. Por eso estamos muy contentos. Pensamos que con las redes y la televisión iban a dejar el libro de lado, pero, por suerte, eso no pasó, no es el caso. Por eso estamos muy felices”.

Agrega Gladys Meyer que “las docentes estimulan mucho también la lectura. Sobre todo, las docentes de nivel inicial y primario. Hay muchas docentes comprometidas con la lectura. Y eso lo ven las chicas con las valijas viajeras y todo ese material que la biblioteca siempre está dispuesta a ofrecer”.

Por supuesto que están trabajando al máximo de su capacidad: “no solamente están los talleres de la memoria, sino que hay otros turnos de este taller, y ofrecemos también taller de alemán y taller de chino”.

El taller de chino, con una profesora de Coronel Suárez en este idioma, comienza este miércoles a las 18:15 horas.

“Contamos con cinco turnos de taller de la memoria, pero también hay taller de costura, taller de cocina, de alemán. El de alemán empezamos a darle este año y ahora comenzamos con un taller de idioma chino”, cuenta Alicia. Todavía hay tiempo para inscribirse.

En definitiva, la Biblioteca Infantil tiene más vida que nunca: “hay mucho movimiento, mucho interés. Y dejamos siempre la puerta abierta para las donaciones de libros, que se siguen realizando. Estamos haciendo mucho rescate de patrimonio cultural en papel, de libros que no se editan más. O libros de lectura de gente de Suárez. Todo eso tiene un valor histórico impresionante. A futuro, cuando tengamos la posibilidad de tener nuestra casa propia, que es nuestro sueño, que se debe realizar, vamos a estar más cómodos. El espacio nos queda chico, y es una necesidad imperiosa”.