14/05/2019CIUDAD

Como se pide. “Toto”.

Por Mirta Noemi Pérez de Pedelaborde.

El martes 7 de mayo sufrimos la perdida de nuestro amado perrito Toto, mascota de nuestra nieta. Los signos eran de envenenamiento, lo encontramos a unos 150 metros de nuestra casa, tibiecito aun, pero ya muerto.

Salimos rápidamente hacia la ciudad (distante a unos 25 km. aprox.), donde la medica veterinaria comprobó su muerte y nos recomendó hacer la denuncia, ya que en su apariencia era veneno letal y posiblemente prohibida su venta sin receta.

Efectuamos la denuncia en el Comando de Prevención Rural por la tarde. La Policía Científica se hizo presente en nuestra chacra, fotografiando y filmando desde nuestro lugar. Por un tema legal no pudieron retirar las vísceras envenenadas que rodeaban un silo bolsa ubicado a dos metros de la línea divisoria, propiedad de Luis Horacio Pedelaborde.

Tenemos el veneno a poco mas de 200 metros de nuestra casa, murió nuestro perrito, se puso en riesgo vidas humanas, caen pájaros, zorros y otros animales en nuestro terreno; y lo más lamentable es que las vísceras envenenadas continúan en el mismo sitio.

El proceder de este individuo, quien sin dar aviso derramó veneno, es de una crueldad imposible de definir… nuestra nieta supo ayer de la muerte de su mascota; por la pureza de sus lagrimas y la inocencia de sus 9 años es que hago publico este hecho.

Quien vive prisionero en la cobardía del odio y el rencor muestra su impotencia e infelicidad; nosotros, victimas, no tomamos represalia ni venganza, somos buenas personas y libres, y libre es quien respeta a sus semejantes.

Por Mirta Noemi Pérez de Pedelaborde, DNI 6.135.531.

Establecimiento “La Lolita”.