16/10/2020CIUDAD

Cómo se pide. Por Ramón J. Navarro

Muchos de estos espacios se piden por presuntos políticos para mostrar la corrupción en los partidos rivales, deficiencia de obras, etc. También, suelen hacerlo algunos sindicales ante el peligro de perder algún beneficio; no digo que estén equivocados, pero lo que logran es que pocos los lean ante la imposibilidad de resolverlo, y piensen: “¡Ufa, este coso otra vez con el tema!”. 

Pero, hay gente agradecida por buena atención en distintos lugares; son escritos breves, hechos con el corazón, como una compensación. 

Este es mi caso.  

Hace unos días sufrí una complicada arritmia cardíaca y gracias a la pericia del personal que tenemos en nuestro hospital, sigo con vida. 

Destaco la labor del equipo médico, en especial a mi cardiólogo y a los facultativos en servicio en los distintos turnos (no daré nombres, porque omitir por error, sería imperdonable). 

Destaco la muy buena atención del personal de enfermería en la Unidad de Cuidados Intensivos, que al menor indicio de que algo faltaba o que tenía alguna necesidad, inmediatamente acudían a mi lado y solucionaban el problema.  

Yo estaba postrado en una de las modernas camas; no obstante, aclaro que era relativamente cómoda, a pesar de estar permanentemente acostado, con un monitor funcionando a mi izquierda, el fuelle de toma de presión arterial funcionando automáticamente y cableado, de tal manera que si se desprendía alguna conexión activaba alarmas sonoras que, naturalmente, alertaban al personal que vigilaba constantemente. Por esta razón, trataba de no moverme. En el brazo derecho, tenía insertada la aguja para la introducción gota a gota del contenido de dos recipientes de suero y medicación. IMPOSIBLE MOVERSE. 

Quiero que quien lea este relato, y tenga la posibilidad de mejorar la situación económica de este personal, lo haga. Todo el personal, me atendió como un miembro más de su familia, quizás por considerar mi avanzada edad y por dedicación a su vocación, sin que existiera ningún lazo sanguíneo ni de amistad previa. Piensen que, de no ser así, estar internado con orden estricta de no permitir visitas, no sería muy agradable.  

Por todo lo aquí mencionado, quiero decir, bien fuerte: MUCHAS GRACIAS A TODOS LOS QUE ME ATENDIERON. 

Ramón J. Navarro - DNI: 5.451.558