22/01/2022CIUDAD

37 de años de vocación: Mercedes Núñez se jubiló tras una vida dedicada a la Enfermería

La enfermera Mercedes Núñez vivió, el pasado miércoles 20 de enero, su última jornada de trabajo, motivo por el que La Nueva Radio Suárez la consultó: “Fueron muchas emociones” aseguró sobre el inicio de la entrevista.

Contó que, en principio, no se daba cuenta, pero que, finalmente, se idealizó que no volverá más a su lugar de trabajo, que describió como “segunda casa”.

Consultada sobre cómo fue esa última jornada, Núñez contó que sus compañeras la pasearon por el Hospital, tras poner globos y sacar fotos con todos los miembros del equipo de Salud. Y es que fueron 37 años de plena actividad dentro del Hospital “Raúl A. Caccavo”, lo que implica muchos recuerdos y experiencias vividas, además de compañeros y vínculos enlazados. 

“Siempre traté de enseñar lo mejor a quienes fueron ingresando nuevos” dijo la entrevistada, mostrándose muy sensible y movilizada ante la despedida que sus pares organizaron para ella.

En relación a cómo es que su trabajo implicó para ella su segundo hogar, Mercedes Núñez puso el foco en que “el equipo termina siendo como una familia, con sus acuerdos y desacuerdos, porque hemos tenido discusiones, pero te sentís muy acompañada y terminas siendo amigo, hermano o compañero”. 

Afirmó sin dubitar que encontró un espacio de mucha confianza y seguridad dentro del equipo de trabajadores con quienes compartió tantos años: “Yo estuve 37 años y viajé con los tres choferes que se jubilaron, pero también con los tres que hay ahora” dijo, refiriéndose a los traslados que deben hacerse a Bahía Blanca o Buenos Aires. 

Señaló su trabajo con los médicos de todas las áreas, así como los de Guardia, sea que continúan sus labores o que ya se jubilaron.

“Los sectores en que estaba yo eran cerrados: fueron Neonatología, Terapia y Cirugía, que eran, al ser cerrados, más familiares” describió, asegurando que eran más unidos y manifestando: “Son los sectores que yo amo”.

Contó que siempre le gustó la emergencia, poniendo el foco en que el espacio de la Neonatología le gusta mucho. Y si bien resaltó que jamás la trataron mal en algún sector, recordó que se cambió por causas de necesidad. 

Consultada sobre sus aprendizajes, Núñez dijo que tuvo, en cada sector, un refuerzo muy grande de sus saberes, pero destacó: “Aprendí todos los días algo nuevo” y sobre ello, contó que, durante su último día de labor, sintió muy cercano el afecto de todos quienes hacen a la acción cotidiana del Hospital: “Que vengan los médicos o mis enfermeros y me digan que me van a extrañar me hizo sentir muchas cosas raras. Es muy fuerte” dijo.

En esa línea, además de cumplir su rol y de la tranquilidad frente a los momentos críticos, Núñez habló de cuáles fueron sus aportes: “Trataba de hacer lo mejor posible para que el paciente se sienta bien y cómodo. Que no esté mal, porque llegan muy nerviosos”.

Concluyentemente, la entrevistada habló de qué cosas o saberes les dejó a las nuevas generaciones de enfermeros, desde la palabra como desde el hacer diario: “Traté que aprendan todo lo que yo sabía, y cuando, quizás, me preguntaban algo que no recordaba -porque ellos vienen mucho con lo teórico y yo soy más de lo práctico-, les decía que no lo sabía y que lo averiguaran por otro lado”.

Sí contó que “siempre les decía que jamás duden de preguntarles cosas a compañeros, jefes o médicos, si no saben qué les están pidiendo, porque nunca les van a gritar ni maltratar”. 

De ese modo, Mercedes Núñez dejó huella en la vida de quienes hoy continúan sus labores como enfermeros en las distintas áreas del Hospital Municipal, asegurando que las experiencias allí vividas “son aprendizajes constantes”.