20/03/2022CAMPO

Tensión y tres frentes de reclamo del campo al Gobierno tras la suba de retenciones y la creación del fondo del trigo

Las empresas aceiteras evalúan plantear en la justicia la ilegalidad del aumento de las retenciones a los subproductos de la soja. Además, la Mesa de Enlace busca reunirse con las diferentes fuerzas políticas del Congreso, mientras siguen las protestas de productores en el interior

Una vez más el Gobierno y el campo atraviesan momentos de tensión en la compleja relación establecida desde el inicio de la presidencia de Alberto Fernández. El permanente cambio de las reglas de juego y el aumento de la presión impositiva provocan un amplio rechazo en el sector productivo, que durante la semana se reflejó en el malestar expresado por los productores en diferentes asambleas realizadas en el interior del país.

En medio de la invasión de Rusia a Ucrania, que provocó una suba de los precios externos del trigo, con impacto en el mercado local, el Gobierno se preocupó en las últimas semanas por el aumento del precio de la harina y su efecto en el valor del pan. Y con alegado objetivo de defender a los consumidores y productores, creó un fondo de estabilización del trigo para subsidiar el precio de la bolsa de harina de 25 kilos que llega a las panaderías, a financiar con un aumento de las retenciones a los subproductos de la soja.

El sábado, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, recalcó que las medidas del Gobierno “son temporarias” y buscan dar previsibilidad al sector de la producción, de cara a la nueva campaña de trigo, que comenzará entre fines de abril y principio de mayo. También dijo que se busca beneficiar a los consumidores de pan y los subproductos del trigo.

Pero desde el sector privado sostienen todo lo contrario.

Por un lado, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires dijo que “cercenar exportaciones y subir impuestos, es frenar la dinámica del principal sector que, actualmente, provee divisas y genera empleo”. A su vez, la Asociación de Pequeñas y Medianas Industrias Molineras de la República Argentina (APYMIMRA) dijo que el Fondo Estabilizador del Precio de Trigo “va a generar un desajuste financiero que a las pymes las pone en alto riesgo”.

Además, analistas del mercado de granos advirtieron que la mayor presión impositiva sobre la industria aceitera derivará en un menor precio al productor de soja. Esta semana en Rosario el valor de la oleaginosa cayó USD 40 la tonelada. Por último, diferentes estudios privados ya señalaron que la incidencia del precio del trigo en el precio del pan es muy baja: la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) precisó que el cereal representa el 12,9% del valor final del pan, el molino el 5,2%, la panadería el 60,4% y los impuestos el 21,5%. El 67% del precio, desglosó, son costos, el 21,5% impuestos y el 11,5% ganancias.

Todo lo cual hace dudar que las medidas oficiales sirvan en la “guerra contra la inflación” que anunció el presidente Alberto Fernández, y configura un contexto de elevada incertidumbre en el campo y la agroindustria, más teniendo en cuenta el rol que tuvo hasta el momento el ministro Julián Domínguez. A principios de marzo, ante una consulta de este medio sobre si el Gobierno estudiaba medidas para frenar el incremento del precio internacional del trigo, Domínguez había respondido: “No se tomarán medidas drásticas, como aumento de retenciones y cierre de exportaciones”. Días después sucedió todo lo contrario.

A principios de marzo, cuando Infobae le preguntó si el Gobierno estudiaba medidas para frenar el incremento del precio internacional del trigo, Domínguez había respondido:: “No se tomarán medidas drásticas, como aumento de retenciones y cierre de exportaciones”. Días después sucedió todo lo contrario

Por eso hay dudas sobre quién toma las decisiones en materia agropecuaria. Desde el entorno de Domínguez aseguran que el ministro fue el encargado de diseñar el paquete de medidas sobre el trigo. Pero llamó la atención que ayer ante una consulta de este medio en rueda de prensa sobre el aumento de las retenciones al biodiésel, Dominguez primero lo negó, forzando a su subsecretario de Mercados Agropecuarios, Javier Preciado Patiño, a corregirlo frente a las cámaras: “Perdón, ministro, pero el biodiésel subió a 30%”, lo corrigió.

El futuro del reclamo

Tras los anuncios del Gobierno hay tres frentes abiertos en cómo seguirá el reclamo del campo y la agroindustria.

En primer lugar hay que mencionar a las empresas que integran la Cámara de la Industria Aceitera (CIARA). Ayer en un comunicado plantearon que el aumento de las retenciones a los subproductos de la soja es “ilegal”, y que se está analizando la posibilidad de llevar ese reclamo a la Justicia. Tal como lo planteó la Sociedad Rural Argentina y la Sociedad Rural de Jesús María en el amparo que presentaron ante la justicia federal de Córdoba, el pasado 31 de diciembre venció la potestad que tenía el Poder Ejecutivo de modificar el esquema de retenciones, cuya prórroga contemplaba el Presupuesto del presente año, que no fue aprobado en diputados.

En segundo lugar aparece la dirigencia de la Mesa de Enlace. Los presidentes de las cuatro entidades buscarán plantear el tema de las retenciones en el Congreso. Por tal motivo, ya solicitaron audiencia con las diferentes fuerzas políticas que tienen representatividad legislativa, y el encuentro se realizará en los próximos días. Esa visita de los dirigentes a la sede del Poder Legislativo, sería acompañada por una marcha de productores que vendrían desde el interior para expresar que las retenciones actuales deben ser del 0%.

En las últimas horas, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Nicolás Pino, sostuvo que “la guerra que el Presidente de la Nación dice haber lanzado contra la inflación, se parece más a una batalla contra la producción. Se anuncian medidas que no solucionan ninguno de los problemas existentes, sino que continúan enviando pésimas señales al sector. La inflación en los alimentos se combate con más oferta y estas medidas no van en esa línea”. En ese sentido, también opinó Carlos Iannizzotto, titular de Coninagro: “Las retenciones no fueron, no son y nunca serán el camino. No necesitamos ´guerra contra la inflación´, pedimos acuerdos”.

Pero también la Mesa de Enlace propondrá debatir una agenda de temas que incluya otras cuestiones además de las retenciones: una reforma impositiva integral, ley de seguro multirriesgo, la actualización del Fondo de Emergencia Agropecuaria, y que no haya restricciones para la producción, a través de la Ley de Humedales que desde diferentes sectores se está impulsando, entre otros.

Y en tercer lugar, el reclamo de las bases de productores. Desde el cierre de las exportaciones de aceite y harina de soja, anunciado el domingo pasado en horas de la tarde, se realizaron asambleas de productores en el cruce de la AO12 y la ruta 34, en las cercanías de Rosario, en los distritos cordobeses de Altos Fierros y Sinsacate, y el viernes último en la ciudad bonaerense de San Pedro. Las concentraciones de productores van a continuar hoy a las 15.30hs, en la rotonda de ingreso a la localidad de Crespo, en la provincia de Entre Ríos.

El malestar de los productores es muy grande y proponen a los dirigentes nacionales iniciar en lo inmediato acciones gremiales, en rechazo al cambio de las reglas de juego, la intervención en los mercados y la elevada presión impositiva. Las bases piden realizar una marcha a Capital Federal, paro agropecuario y bloqueo a los ingresos y egresos a los puertos exportadores. La última palabra a esto la tendrá la Mesa de Enlace, que por el momento mantiene cautela al momento de definir los pasos a seguir en materia gremial.

Fuente Infobae