04/03/2019TRADICIONES

Imponente contorno y un éxito popular para la cuarta edición de la Strudel Fest.

La copiosa precipitación de la tarde del domingo obligó a reprogramar actividades. La degustación del strudel con más de 50 metros se produjo en el interior del Polideportivo de Club El Progreso con el público que quedó. Pueblo Santa Maria igualmente entre el viernes y el domingo presentó todo su potencial artístico, cultural, histórico, en una fiesta que resulta memorable y que crece cada año.

Durante todo el fin de semana, bajo la perfecta organización de las instituciones del Pueblo Santa Maria, con el apoyo de la Delegación y la Municipalidad de Coronel Suárez, la fiesta se extendió durante los tres días abarcando un sinnúmero de actividades, pero la lluvia impidió que la parte final del evento se desarrolle con normalidad.

Una vez que la lluvia se hizo presente después de las 15 horas fue necesario levantar los distintos puestos y trasladarse la degustación que estaba prevista para las 17 horas al interior del Polideportivo de Club El Progreso con el público que se encontraba todavía en Pueblo Santa Maria, cuando a esa hora era imposible continuar con la programación al aire libre a raíz de este cambio brusco del clima.

El viernes con la reinauguración del cartel en el ingreso a la Colonia ya preanunciaba el éxito que se pondría de manifiesto durante sábado y domingo.

Actividades culturales organizadas por el Centro Cultural, el circuito histórico arquitectónico que organizó la Asociación de Turismo Comunitario, incluyendo recorridos por sitios tradicionales y emblemáticos del Pueblo Santa Maria, paseo de artesanos, exposiciones, shows musicales, grupos de danzas típicas, la Banda Municipal Bartolomé Meier, almuerzos, visita guiada al Museo Parque La Palmera y un gran cierre con el Grupo Revelación y otros artistas atracción final sobre un escenario que se había levantado sobre la Avenida 11 de Mayo que se extendió hasta pasada la 1 de la mañana del lunes.

Club El Progreso organizó un almuerzo popular en el Polideportivo, mientras el salón de eventos, restaurante y cabañas Weimannhaus del chef Javier Graff permaneció con sus puertas abiertas ofreciendo como es costumbre la excelencia en sus propuestas gastronómicas.

Recorrer la Avenida 11 de Mayo hasta las 15 horas del domingo era encontrarse con un sinnúmero de stands, feria artesanal y una ornamentación acorde a un acontecimiento que presentó esta cuarta edición y que augura un futuro promisorio como fiesta emblemática y representativa del Pueblo Santa Maria.

Esto significa todo un año de trabajo, reuniones, comunicaciones, invitaciones, planificación y por sobre todas las cosas el profundo compromiso de la comunidad y sus instituciones para que Pueblo Santa Maria reafirme su vocación de pueblo turístico, con atractivos naturales y artesanales que aseguran que esta fiesta llegó para quedarse, como alguna vez expresó el Intendente Municipal en el acto de inauguración.

Lamentablemente tanto esfuerzo de alguna manera se opacó por la lluvia que por momentos resultaba torrencial y con fuerte actividad convectiva, no obstante, mucha gente permanecía por la tarde en el Polideportivo que estaba colmado de gente quienes fueron los destinatarios de la degustación del strudel gigante, pero ya para entonces los organizadores resolvieron continuar con la fiesta en el gran gimnasio del Club El Progreso porcionar el strudel gigante que se había dividido en asaderas individuales después del trabajo de elaboración que se extendió hasta las 12.30 horas.