04/03/2019TRADICIONES

Grandes espectáculos en la Strudel Fest.

Un sábado concurrido y diversidad de puestos de venta de artesanías, comidas, patios cerveceros y muchas atracciones más. Todo a lo largo de la Avenida 11 de mayo. Imponente escenario y un final reprogramado por la lluvia.



El sábado desde las primeras horas del atardecer el público comenzó a llegar a la Avenida central del Pueblo Santa Maria atraídos por la impresionante cantidad de puestos de artesanos, venta de comidas típicas, patios cerveceros e innumerables propuestas que realzaban además todo el contorno que se había preparado para esta cuarta edición de la Strudel Fest.

La confitería de El Progreso repleta de gente consumiendo comidas rápidas, una cena con un menú tradicional con 4 opciones en Weimannhaus de Javier Graff.

Mientras el público se agolpaba frente al escenario desfilaban varios artistas como Agustina Roth y Pía Bermejo, Mara Miranda, Raúl Benítez, Don Misterio que la rompió con un impecable sonido que se extendía por todo Santa Maria, el ritmo de Sobra un Griego y el repertorio bien tradicional con la Orquesta de Santa Fe Lustiger Takt que hizo bailar a gran parte de los espectadores que ovacionaban cada actuación.


Los espectáculos debían continuar durante el día domingo, pero la lluvia impidió su concreción y se aguardaba un atractivo programa que debía concluir con un gran baile popular que finalmente para las 21 horas pudo concretarse, al mejorar las condiciones climáticas.

Debe reconocerse que el desarrollo del espectáculo fue bien organizado con una sucesión de presentaciones para todos los gustos musicales sobre todo el día sabado con lo cual cada paso que se dio desde la organización demostró un gran trabajo previo, de selección, coordinación y resulta admirable la manera en que la fiesta ha crecido en todo sentido.


Pueblo Santa Maria, su gente, sus instituciones, el apoyo de las autoridades municipales, el desafío y fortaleza de sus vecinos y dirigentes representa un potencial que realmente marca la distinción y característica de esta querida comunidad.

El imponderable, fue el tiempo, pero nada resiente el esfuerzo que se puso de manifiesto.