07/01/2019TRADICIONES

En Pueblo San José los niños y sus familias disfrutaron de momentos muy emotivos.

Los más chicos recibieron regalos de los Reyes Magos y hubo una escenificación previa.

En la segunda Colonia Alemana, como hace muchos años, una comisión formada al efecto prepara la celebración de la festividad de Reyes para todos los niños.

Como cada año la cancha auxiliar del Club Independiente fue el escenario en el que se reunieron las familias con niños de diferentes edades para esperar la llegada de Melchor, Gaspar y Baltasar.

Para atemperar la espera a que comenzara la propuesta, los chicos tuvieron a su disposición algunos inflables en los que jugaron, incansablemente.

Por supuesto que, como sucede en la mayoría de los lugares, tuvo lugar una escenificación previa a que se concretara la esperada presencia de los Reyes Magos con un pesebre viviente, que situó a todos en la significación religiosa de la fecha, y dio cabal sentido a la presencia de los tres Reyes de Oriente que llegaron para celebrar el nacimiento del niño Jesús, hace más de dos mil años atrás.

La organización de este pesebre viviente estuvo bajo la conducción de Ana Schwindt.

La emoción de los niños fue incontenible, hasta el momento de recibir su juguete de mano de alguno de los Reyes Magos.

Al finalizar el evento los organizadores se manifestaron muy contentos porque otra vez, otro año, con el desafío cumplido de celebrar la niñez, la inocencia y la ilusión.