25/04/2019SALUD

Dr. Rómulo Cañete. Sobre ratas, murciélagos y cucarachas.

La importancia de la limpieza y el control adecuado.

La entrevista con el Médico Veterinario Rómulo Cañete fue para hablar sobre el cuidado de la salud de la población.

En estos últimos tiempos se torna evidente la aparición de murciélagos en zonas urbanas, lo que obliga a vacunaciones masivas de las mascotas contra el virus de la rabia.

¿Por qué esta presencia de murciélagos como los que se han registrado en Santa María, en la zona urbana de Coronel Suárez y hace un tiempo atrás en Huanguelén?

“Es una especie protegida, y aunque la gente le tiene miedo el murciélago mantiene un equilibrio ecológico con respecto a moscas, mosquitos… Los murciélagos de la zona nuestra son todos insectívoros, con lo cual eliminan una cantidad de mosquitos y moscas notable, por lo cual son especies protegidas y no deberíamos eliminarlas. Lo que pasa es que la gente les tiene aprehensión. Pero es una especie beneficiosa. Le estamos modificando el hábitat. La aparición de edificios de altura en Coronel Suárez, que antes no había, hace que una cantidad de murciélagos se introduzcan en los taparrollos de estos edificios, en todos los pisos. Normalmente, el murciélago vive en las plantas, detrás de las cáscaras, escondido entre el follaje, en las enredaderas. Y sí tienen la particularidad que dan positivo a rabia, siempre lo dan, lo que pasa es que antes nadie lo estudiaba a esto. Toda la vida han sido portadores de rabia. Ellos no sufren la enfermedad, sí la transmiten”, explica.

¿Cuál es el cuidado que la población debe tener? “La vacunación de los susceptibles a contraer la enfermedad, que son perros y gatos. Y la otra gran medida es que murciélago que se encuentra en el suelo no hay que tocarlo, no hay que agarrarlo”.

Sobre la presencia permanente en la ciudad de ratas y lauchas, se explica porque tenemos un extraordinario comedero “acá a la vuelta”, ubica geográficamente el entrevistado, y agrega: “las grandes ciudades siempre tienen ratas, y prácticamente es incontrolable. Es controlable, pero nunca vamos a lograr que la rata desaparezca. Entonces, volvemos a insistir en lo que podemos hacer desde nuestros lugares, que es mantener limpieza, los jardines con los pastos cortos, las enredaderas recortadas, lugares limpios, no juntar mugre, sacar la basura habitualmente, son todas medidas que ayudan a mantener la población de ratas en el número más bajo posible”.

En relación a las cucarachas, y respondiendo a la pregunta si tenemos que resignarnos a vivir con una ciudad repleta de estos insectos, indica el profesional consultado que “la cucaracha empieza a aparecer en Coronel Suárez cuando empieza el comercio de mercadería en cajas de cartón, que antes era mucho más limitado. Hoy en día entran y salen de Coronel Suárez infinidad de repartos de camiones, todos con mercadería que vienen desde distintos lugares. Entonces, trasladamos animales –y en este caso insectos como las cucarachas o alimañas como las ratas- que vienen en los packs de comida, en las cajas de cartón, etc. Hace 20 años atrás acá no había cucarachas. Y ahora cualquier comercio que no tenga medidas de higiene tiene cucarachas”.

Y recomienda: “tener los lugares limpios, no tener cajas de cartón, no tener lugares donde hay acumuladas un montón de cosas donde no se puede llegar a ver. Todo eso hace que cucarachas, ratas y demás proliferen en esos lugares”.

¿Dónde se ocultan las cucarachas? “En infinidad de lugares”, responde el Dr. Cañete, “pero siempre prefieren lugares donde haya temperatura y humedad. Un lugar muy común es debajo del termotanque. Detrás de las llaves de luz. Y muchas también en el plástico que cubren los cables.

Se reproducen muy fácil. Por supuesto, hay que tener mucho cuidado con los maples de huevo, porque ahí viene mucha cucaracha, porque les encanta la yema. También hay que tener cuidado con las botellas de cerveza, porque les encanta la malta. Y por supuesto, si se deja desparramada azúcar, jugo de naranja, etc., con todas esas cosas se atraen cucarachas. Por eso insisto, cuando voy a los comercios a hacer desinfecciones que se saquen las cajas de cartón, que se pueda llegar hasta todos los rincones”.

No hay que resignarse a la presencia de cucarachas, menos todos aquellos comercios que trabajan en el rubro de alimentación: “por supuesto hay que limpiar, mantener la higiene, tener los espacios bien iluminados. Y después hay un montón de productos que se pueden utilizar, como los geles, las famosas casitas y otros productos que son muy efectivos. Y cuando el lugar está muy invadido hacemos fumigaciones con productos específicos, en los cuales hay que cerrar el negocio, la casa o lo que sea durante un par de días, pero que tienen muy buen resultado”.

Hizo hincapié “en que los organismos de control controlen. En un lugar donde se cocina, donde se manipula comida, tiene que estar azulejado casi hasta el techo. Y hay que revisar que los azulejos no tengan grietas que puedan albergar insectos. Tratar que no haya rebordes en las mesadas, que no haya mesadas de madera. Hay una serie de medidas que uno va pidiéndole a la gente cuando tiene negocio en los que hay que insistir”.