15/03/2019SALUD

Campaña de prevención del glaucoma.

Se llevará a cabo hoy viernes en el Hospital Municipal.

Los médicos especialistas en Oftalmología Javier Lettieri y Fernando Schweitzer llevaron a cabo una conferencia de prensa donde presentaron una campaña gratuita que se llevará a cabo este viernes para prevenir una enfermedad silenciosa que afecta la vista, y que comúnmente se llama presión ocular.

La campaña es aconsejada desde el Consejo Argentino de Oftalmología y el Hospital a través de salud pública adhiere este año.

“La campaña se hará este viernes 15, desde las 8 de la mañana. Se atenderá por orden de llegada a los pacientes. Hasta las 12 horas se recepcionarán pacientes. Se completará una planilla a cada paciente, con todos sus datos, y después procedemos a tomarles la presión, a examinar el nervio óptico ante la sospecha de glaucoma. Esa planilla será remitida al Consejo Argentino de Oftalmología para un tratamiento estadístico. Además, al paciente se le dará un certificado donde consta su estado, para que después pueda consultar al médico oftalmólogo de cabecera para planear estrategias de tratamiento y seguimiento”, dijo el Dr. Schweitzer.

El Dr. Lettieri, por su parte, aclaró que “en los pacientes que dé elevada la presión ocular, con signos en el nervio óptico, nosotros vamos a explicarle al paciente que será atendido por el oftalmólogo de cabecera. Esta patología, aparte del estudio del nervio óptico y presión, se hace normalmente un campo visual y después hay estudios de más alta complejidad, que no se pueden realizar en esta campaña. Serán remitidos para poder hacerse en el futuro. Algo muy importante es el tratamiento”.

Hablaron, ambos profesionales, de la alta incidencia que tiene esta enfermedad: “un 2% de la población, de edad media, de 40, 45 años, la padece. Y cuando nos acercamos a los 70 años la incidencia se duplica, casi un 4% de la población. Es una de las causas de ceguera. El problema está que a veces existe un subdiagnóstico, porque no es una patología que da sintomatologías en estadios muy tempranos. El paciente no le duele la cabeza, no tiene ojos rojos, sin embargo, la presión alta en los ojos va produciendo un deterioro progresivo del campo visual. Esto es imperceptible para el paciente, porque es un deterioro periférico. Nosotros habitualmente nos manejamos con la visión central”.

“Entonces, cuando el paciente empieza a notar que tiene un problema en su manejo del espacio, lamentablemente todo eso que se perdió no se recupera. Y el residual que queda es muy lábil, porque viene sufriendo las consecuencias de esa presión. Entonces, es muy difícil detenerlo en estadios avanzados. Lo que podríamos haber disminuido, bajando la presión a 18, quizá en ese caso tengamos que lograr 14 o 12 de presión, lo que es muy difícil. Por eso es importante que la gente sea consciente” señalaron los Oftalmólogos Schweitzer y Lettieri.

Los profesionales concluyen expresando que “a veces es mal interpretada esta enfermedad, porque como no produce sintomatología el paciente piensa que le bajó la presión y ya está, o que no es nada porque no siente nada. Existe una mala adherencia al tratamiento. Porque tiene un costo, la constancia de ponerse las gotas todos los días. El paciente siente que todo sigue igual, no es que ve mejor. Entonces deja de hacer el tratamiento y quizá a los 60, 65 años no tenga problemas y empieza a notarlo en edad más avanzada, y las consecuencias ya son graves”.