15/04/2019RELIGION

Se inició la Semana Santa.

Bendición de ramos en el Anfiteatro, procesión y misa en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen. Fotos de Juan Schtre.

Es una fecha emblemática para los católicos, es la apertura de la Semana Santa, el acontecimiento más conmovedor que cada año renueva la fe y la esperanza a partir de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

El domingo el acto de concentración, como todos los años, fue en el Anfiteatro Municipal, en una ceremonia que presidió el Cura Párroco Alejandro Guidobaldi, acompañado por diáconos y monaguillos, donde se pronuncian las lecturas de la jornada y se procede con gran espíritu solemne a la bendición de los ramos que la multitud mantiene bien en alto mientras el sacerdote esparce el agua bendita.

Luego la procesión hacia la Parroquia donde se ofició la santa misa que como todos los domingos desde hace treinta años se transmite a través de la Nueva Radio Suarez.

“El Domingo de Ramos es el día en que los cristianos conmemoran la entrada de Jesús en Jerusalén y su aclamación como Hijo de Dios, es el acontecimiento que marca el fin de la Cuaresma y el inicio de la Semana Santa, tiempo en que se celebra la pasión, crucifixión, muerte y resurrección de Cristo.

Jesús entró a Jerusalén montado sobre un asno y fue aclamado como rey por sus seguidores, quienes extendieron mantos, ramas de olivo y de palma a su paso. Gritaban: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”; “¡Hosanna en las alturas!”.

Por esta razón, la eucaristía del Domingo de Ramos tiene dos momentos importantes. El primero es la procesión de las palmas y la bendición de las mismas por parte del sacerdote. El segundo es la lectura de la palabra que evoca la Pasión del Señor, en el evangelio de San Mateo.

De allí que el color litúrgico de Domingo de Ramos sea el rojo, ya que se conmemora la Pasión del Señor.

El Domingo de Ramos debe de ser visto por los cristianos como el momento para proclamar a Jesús como el pilar fundamental de sus vidas, tal como lo hizo el pueblo de Jerusalén cuando lo recibió y aclamó como profeta, Hijo de Dios y rey.

Fotos de Juan Schtre.