22/01/2019RELIGION

Hermana Liliana, Superiora General de su Congregación.

Inicia su mandato con el lema: “Las Hermanas irán de dos en dos por todo el mundo, enseñando el Catecismo”.

Superiora General de la Congregación Obreras Catequistas de Jesús Sacramentado. Este es el máximo cargo que ejercerá a partir de ahora la Hermana Liliana Moyano, religiosa que estuvo en Coronel Suárez, dirigiendo el Hogar La Providencia, por alrededor de 14 años.

En diálogo con La Nueva Radio Suárez, desde Mendoza, donde se encuentra la sede de la Congregación, dijo que “es una alegría poder saludar por este medio a todos, con mucho cariño, teniéndolos presentes en el corazón. Aquí dando como los primeros pasos, asumiendo este servicio que Dios me pide a través de mis Hermanas, en la Iglesia y en la Congregación específicamente”.

Una de las tareas, “a la que hay que darle mucha fuerza”, aclaró, “es visitar las comunidades. Porque se trata de acompañar, de animar, de estar presentes con las Hermanas de todas nuestras comunidades. Cada tanto daremos una vuelta por allí”, en referencia a Coronel Suárez.

De todas maneras, regresa a nuestra ciudad por unos días, para terminar de cerrar algunas cosas, “y para terminar de preparar y organizar la consagración de algunos laicos que nos van a acompañar en la orden seglar Apóstoles de Jesús Sacramentado, con lo que tendremos allí una fiesta”.

Y anticipó que “la Hermana Margarita De la Fuente, el 11 de febrero, celebra 25 años de vida consagrada y me dijo que quería festejarlo en Suárez”.

“Dios nos va haciendo presentes de distintas maneras. Pero este es el camino que Él nos llama, al cual uno respondió y tenemos que estar dispuestas a lo que Él nos vaya pidiendo a cada momento”.

Consultada la ahora Superiora General sobre qué va a pasar con la dirección del Hogar La Providencia, explicó que “hoy terminamos de elegir a las Hermanas que acompañan en el gobierno general y después de eso vemos cómo quedan conformadas las comunidades. La idea es seguir trabajando y estando presentes. En el transcurso de esta semana se terminarán de organizar todas las comunidades de nuestra Congregación”.

Consultada sobre la orden seglar explicó que “ya cuenta con distintos laicos en distintas comunidades. En Coronel Suárez está Gustavo Fernández y durante este tiempo hemos ido compartiendo la formación, encuentros y apostolados con otro grupo de personas que se han sentido llamadas para esto. Se trata de compartir el carisma nuestro, que es la Catequesis, las misiones centradas en la eucaristía, cada uno desde su estado, solteros, viudos, casados. Cada uno desde su vocación, prestando el servicio en la iglesia que cada uno esté haciendo.

Tenemos en común apoyarnos en la fe, desde la formación específica en torno a la eucaristía, la misión, la Catequesis.

Once comunidades tienen la Congregación y para tanta tarea “somos poquitas Hermanas”, dice la Hermana Liliana, “y desde hace un tiempo que venimos rezando y pidiendo vocaciones. Dios va acercando algunas jóvenes gracias a Dios. En este momento somos 35 Hermanas y en todas las comunidades tenemos este apoyo de la iglesia a través de los laicos que nos acompañan en las tareas”.

Explicó que el lema de este capítulo general es una frase del fundador Mons. José Aníbal Verdaguer que dijo: “las Hermanas irán de dos en dos, por todo el mundo, enseñando el Catecismo. Ese es el lema para estos seis años que empezamos a caminar, confiadas en que se va a ir realizando. De a poco iremos creciendo y dando concreción a este lema de ir de dos en dos por todo el mundo, enseñando el Catecismo”.