02/04/2019RELIGION

Están en Coronel Suárez las Hermanas Luz y Dora.

Se las encuentra en el Hogar La Providencia, en una tarea misional.

Dos integrantes de la Congregación Hermanas Misioneras Catequistas de Jesús Sacramentado están en Coronel Suárez a lo largo de esta semana, en lo que sigue siendo su casa, su obra en Coronel Suárez, el Hogar La Providencia.

La Hna. Dora y la Hna. Luz hablaron con La Nueva Radio Suárez sobre su misión en la ciudad.

“Nosotros vamos a venir en forma periódica, una semana, una vez al mes. La idea es acompañar a los laicos de la Congregación, que serían los apóstoles. Ellos continúan con la obra asistencial. Y nosotras estamos disponibles a lo que el Padre Alejandro nos pida. Seguimos con la obra que tenía la Hermana Liliana, como comunidad, Solamente nosotros vamos a estar menos tiempo”.

¿Cómo no sentir esta presencia no continua, sino periódica, como una pérdida? La Hermana Dora dice con calidez, pero con firmeza, que “no es pérdida. Justamente, para no llegar a esa categoría es lo que vamos a venir, en forma misional. Una semana al mes”.

Obviamente, esta nueva forma de estar en la comunidad necesita, como nunca antes, el apoyo de los laicos: “por supuesto, sin duda”, dice la Hna. Dora, y agrega: “nosotros siempre trabajamos con los laicos. Nuestra catequesis y la formación que podemos dar es justamente para ellos y ellos con nosotros”.

Y recuerdan que “sigue el Hogar abierto a la comunidad, porque hay un grupo que está acompañando a mamás para formarlas. Es cierto que la pobreza es material, pero se trata de formar también. El grupo se está reuniendo todos los lunes, a las 14:30 horas. Se las está formando a las mamás en distintas actividades de la casa, por lo cual el Hogar sigue abierto y con actividades. El que está encargado es Gustavo Fernández, y la gente sigue viniendo a pedir”.

Aclaran que su idea es organizar la presencia de otra manera: “que los misioneros visiten las familias que están necesitando, y a través de Cáritas poder seguir ayudando. Que los misioneros visiten las familias y que las necesidades se canalicen a través de Cáritas. Los laicos están en esta tarea”.

En Coronel Suárez hay varios integrantes de la Orden Seglar Apósteles de Jesús Sacramentado que, con la compañía de otros laicos, continúan con la obra de ayuda al necesitado que inició la Hermana Liliana Moyano, ahora Superiora de la Congregación.