26/01/2019RELIGION

Capilla Sagrado Corazón de Jesús de Villa Belgrano.

Una labor solidaria permanente.

Desde el año 2012 la Comisión de la Capilla de Villa Belgrano está llevando a cabo estas ferias con una modalidad donde incluye el rezo del Rosario a las 6:30 horas y luego la feria, con la posibilidad de disfrutar un desayuno durante toda su realización.

Es decir, se constituye en una oportunidad de encuentro entre vecinos, gente conocida y desconocidos, entre quienes están dispuestos a ayudar y quienes pueden estar necesitando algún tipo de ayuda.

“Desde el 2012 la desarrollamos con esta modalidad. La misma comunidad nos fue trayendo donaciones, nos fue pidiendo que continuemos con la tarea y hasta el día de la fecha lo seguimos haciendo. Creo que vamos por la feria número 52”.

Quien dice esto es Laura Dukart, una de las integrantes de la Comisión, que se refiere también a las necesidades que se observan en crecimiento.

“Siempre ha habido, pero no se puede negar la situación socio económica complicada que estamos teniendo en este momento. Creo que siempre ha habido necesidades. Y nosotros desde nuestro espacio, de una manera simple y chiquita, estamos intentando hacer algo y hacerlo no específicamente en la Capilla, sino poniendo a disposición este espacio para que todos podamos juntarnos ahí y entre todos ver cómo podemos paliar un poquito la situación”.

Agregó que “hay personas en estos últimos tiempos, por los avatares que hemos tenido, por la falta de trabajo, que por allí conservan una casa o un auto y no hay para comprarle zapatillas a los chicos. Es decir, se han sumado este tipo de necesidades. Y para que se solucione tiene que venir desde otro lugar, desde la parte gubernamental y demás. Nosotros ayudamos en lo que podemos, desde nuestro espacio”.

Habla Laura Dukart también sobre esta propuesta que denominaron “Dar en colores”: “le hemos puesto así, cuesta decir proyecto porque es algo muy sencillo. Al estar recibiendo tantas donaciones y demás, no solo nosotros, sino Caritas y otros lugares, no siempre recibimos cosas que sirven y últimamente estamos recibiendo bolsas de basura. Por allí, con la idea que nosotros reciclamos y demás. Literalmente me refiero a bolsas de basura. Hemos recibido cosas absolutamente inusables. Quizá alguien decidió limpiar la casa y, ya que estaba, puso todo ahí adentro. Nosotros hacemos una tarea de servicio. Y creemos que cuando uno prepara cosas para otro la está preparando para una persona. Si yo pongo la basura para otra persona… ¿qué estamos diciendo? Yo creo que es una cuestión de educación y me parece que si puedo separar la basura, ¿cómo no voy a separar y preparar bien aquello que voy a donar para otra persona? Será cuestión de aprenderlo. Por eso hemos hecho ese pequeño proyecto dentro de la Capilla. Consiste, básicamente, en un llamado de consciencia, por eso pedimos que todos nos ayuden a difundirlo. Y quizá, cuando yo esté preparando, si ya la hice, la abra nuevamente. Que mire primero la bolsa, si la puse en una bolsa negra de residuos. Por ahí era la única que había en casa, pero por lo menos que esté limpia. Pero capaz puedo preparar algo más lindo, sobre todo porque hay que darles buenos ejemplos a los chicos, que están con nosotros en la Capilla y nos acompañan cuando abrimos las donaciones. Por eso, una caja, con una tarjetita tal vez. Es muy triste ver las bolsas negras de basura. Creo que es una forma nueva de hacer caridad. Una cosa es donar porque ya no me anda, y otra cosa es porque está roto, sucio o manchado. Si no tuve ganas de lavarlo más vale no lo dono. Hacer esto por uno mismo, porque habla un poquito feo de nosotros cuando tenemos esta actitud, y también por los otros”.

A las 6.30 horas para quienes quieran acompañar el Rosario del Alba, durante una media hora más o menos. Luego la feria, donde se comparte un desayuno fraterno.