04/02/2019RELIGION

Bendiciones en el Día de la Candelaria.

Presidió la celebración el Párroco Alejandro Guidobaldi. Las velas encendidas representan la presentación del Señor, la purificación de Maria y la fiesta de la luz. Fotos de Juan Schtre.

Cada 2 de febrero celebramos la Presentación del Señor en el Templo. Esta fiesta tiene fundamento bíblico en el Antiguo y en el Nuevo Testamento.

Los siglos de historia y el intercambio cultural han agregado o resaltado algún contenido. Así hoy día, la bendición de las velas es como la "marca" que la identifica, y como tal la celebración estuvo presente en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen ante la presencia de numerosos fieles que se concentraron en el atrio del Templo Mayor de Coronel Suárez, donde nuestro Párroco Alejandro Guidobaldi, diáconos y monaguillos formaron parte del acto de bendición de las candelas.

El sacerdote recordó que inicialmente la fiesta de la Candelaria o de la Luz tuvo su origen en el Oriente con el nombre del "Encuentro", posteriormente se extendió al Occidente en el siglo VI, llegando a celebrarse en Roma con un carácter penitencial. Aunque según otros investigadores, esta fiesta tuvo su origen en la antigua Roma, donde la procesión de las candelas formaba parte de la fiesta de las Lupercales.

Esta celebración se unió más tarde a la liturgia de la Presentación de Jesús en el Templo, asociada a los cirios, antorchas y candelas encendidas en las manos de los fieles.

La fiesta es conocida y celebrada con diversos nombres: la Presentación del Señor, la Purificación de María, la fiesta de la Luz y la fiesta de las Candelas; todos estos nombres expresan el significado de la fiesta. Cristo la Luz del mundo presentado por su Madre en el Templo viene a iluminar a todos como la vela o las candelas, de donde se deriva el nombre de "Candelaria".