10/02/2019REGION

Monte Hermoso: "Este es el verano más seguro de los últimos años"

El jefe del cuerpo de guardavidas, Sergio Colantonio, dijo que hay más conciencia entre los turistas y la playa, si bien tuvo canales, no estuvo tan "marcada" como otros años.

A diferencia de los dos veranos anteriores -cuando incluso se registraron accidentes fatales y varios rescates muy complicados-, esta temporada estival está transcurriendo con mucha tranquilidad para el cuerpo de guardavidas de Monte Hermoso.

“Sin dudas estamos teniendo una de las temporadas más seguras de los últimos años -confirmó a La Nueva. el jefe de grupo, Sergio Colantonio-. No hemos tenido grandes rescates, por suerte, y esperamos que siga así”.

Para el coordinador, hay tres elementos fundamentales que explican este presente: “los guardavidas mejoran año a año, la gente cada vez respeta más las señales e indicaciones que les damos, y además la playa, en general, no estuvo marcada este año por grandes canales”.

“Recién en estas últimas semanas, con algunas jornadas de viento norte, se acentuaron más los canales, pero nada muy preocupante”, reconoció.

Colantonio destacó que el servicio se viene brindando desde noviembre con un número creciente de guardavidas.

“Actualmente somos 70. Todos preparados, con las reválidas aprobadas y conocimientos en técnicas de RCP y uso de cardiodesfibrilador. Tenemos un gran equipo, que cubre unos 5 kilómetros de frente costero”, enfatizó.

El jefe del cuerpo señaló que otro aspecto importante es la mejora constante del equipamiento.

“Uno de los últimos avances fue la incorporación del detector de rayos, que nos avisa si hay actividad eléctrica a 60 kilómetros de distancia -refirió-. A medida que la tormenta se acerca nos va alertando para que, cuando esté a 10 kilómetros, podamos izar la bandera correspondiente e ir evacuando a la gente de la playa”.

Colantonio también dijo que están teniendo mucho éxito las sillas para personas con movilidad reducida que construyó y donó la escuela técnica local.

“Son 10, más las anfibias que ya teníamos. Las requieren muchas personas, y a veces no damos abasto”, reconoció.

Otra mejora importante de este año fue la construcción de nuevos mangrullos, más sólidos y cómodos que los anteriores.

“Ya tenemos la mitad de los puestos con mangrullos nuevos”, indicó.

En las nuevas instalaciones se han producido algunos de los hechos más desagradables que sufrieron los guardavidas esta temporada: robos.

"Te generan una indignación tremenda, porque se llevaron torpedos o prismáticos que usamos para cuidar a los propios autores de estos robos o a sus familias. Un torpedo menos significa tener un guardavidas menos en el agua, y un prismático menos te restringe la visualización de la emergencia. A vos en tu casa no te van a servir de mucho, pero en la playa salvan gente”, lamentó Colantonio.

Fuente: La Nueva.