08/01/2019PRODUCCION

Girasol: ¿un cultivo en riesgo de extinción en la Argentina?

CRA denuncia cartelización local y una oferta atomizada que compite contra una demanda oligopólica.

Desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se asegura que, sin un valor de referencia claro en los mercados, la transparencia en la dinámica de precios del girasol está condenada, y su presencia se nota con mayor sensibilidad en momentos de baja de precios, donde los demandantes —frente a estos escenarios— continúan manteniendo sus brechas de precios poco claras con respecto a Rotterdam y que, finalmente, ajustan sobre el eslabón más débil: el productor.

“Es histórico que el girasol presenta —a nivel local— un mercado cartelizado, en el cual una oferta atomizada compite contra una demanda oligopólica en la cual solo tres firmas concentran un 70 % del mercado”, se afirma.

“Analizar los fundamentos de la baja del precio internacional de un 17 %, justificada en el hecho de que la cosecha mundial anterior había sido mala, principalmente en Ucrania y en Rusia, con unas 600.000 toneladas menos de producción en la comparativa anual global, que terminaron empujando los precios a la baja, es solo ver una parte de la película”, se agregó desde la entidad que preside el pampeano Dardo Chiesa.

También se indicó que el precio de referencia de Rotterdam aceite bajó hasta tener un equivalente en girasol de U$S 293 por tonelada, a los cuales todavía queda restarle los costos de fobbing y los derechos de exportación de $ 4 por dólar, cercanos al 10%.

“Hoy, en cosecha, el valor más repetido en las operaciones de venta es de US$ 217 T, sensiblemente menor a la capacidad de pago real de la industria que afirma que solo puede pagar $ 8.400 T. Y así lo informa en las pizarras de referencia que, claro, parecen que empezaron a funcionar después de mucho tiempo de no informar precios”, se denuncia.

“La distorsión es tan grande que ya llega a los U$S 43 T. Y se riñe no solo con las matemáticas, sino también con los cálculos oficiales. El Ministerio de Agroindustria pública una capacidad de pago de la industria que, hoy, marca una diferencia con la pizarra de $ 830/T”, se explicó.

“Los productores sembraron con una expectativa de precio de U$S 300 T. Y hoy venden a U$S 83 menos y, de esos, un 52 % corresponde a una distorsión del precio ofertado de compra muy difícil de explicar”, se manifestó.

CRA dijo que el girasol sigue cautivo de unos pocos compradores que pagan precios, muchas veces alejados de la realidad internacional del producto en un mercado cartelizado, con prácticas comerciales generalmente viciadas y alejadas de lo que sería contar con mecanismos transparentes e idóneos de formación de los precios.

“Este cultivo que, por su volumen, es como una economía regional para las delimitadas áreas donde se produce, debería recibir la atención de las autoridades para encontrar caminos que permitan acciones público-privadas tendientes a lograr volúmenes de exportación, tanto del grano como sus subproductos”, se concluyó desde la entidad gremial confederacionista.

Fuente: La Nueva.