07/05/2019PRODUCCION

Cosecha gruesa en el Distrito.

Menor rinde de lo esperado, con mucha variabilidad en zonas y por lotes. Queda todavía una superficie importante por levantar en la cosecha de soja.

Esta primera aseveración la brindó el Ing. Juan Ignacio Loos, de la Cooperativa General San Martín, ante una consulta de La Nueva Radio Suárez.

“El tiempo siempre viene mejor para una cosa que para la otra y, en este caso, estamos teniendo buenas condiciones para la cosecha, pero se nos está empezando a complicar la falta de agua para la siembra fina, que está comenzando a venir. Los trigos de ciclo largo se empiezan a sembrar a fines de mayo”.

El productor agropecuario, por estas fechas, está terminando de cosechar los granos gruesos y pensando en el trigo y cebada, cultivos de invierno.

“Hace tiempo que no tenemos una lluvia importante. Hubo algún chaparrón perdido por ahí, pero hace falta alguna lluvia que sume. Está claro que no es época de lluvias. Pero la última parte del verano y durante el otoño tuvimos un déficit y es una época donde quizá debimos haber tenido alguna recarga, que no tuvimos. Por eso, empieza a preocupar”.

Sobre la cosecha gruesa calificó a la misma como muy variable. “En girasol podemos hablar en firme de lo que pasó, porque esa sí ya está terminada. Los rendimientos fueron un poco inferiores a lo esperado o pensado. Explicado, fundamentalmente, por alguna falta de lluvia en algún momento en particular, y por girasoles más livianos, por alguna lluvia en floración que puede haber producido algún lavado. El girasol anduvo un poco menos de lo que pensábamos”, explicó el Ing. Loos.

En cuanto a la soja, “fue un año raro, signado por lo que marcó el éxito o fracaso fue la helada del 26 de febrero. Sin duda que fue una helada muy temprana y la afección que tuvo en los cultivos fue muy grande. Los cultivos de soja de segunda, que en nuestra zona no son muy importantes –algunos productores implantan soja de segunda en lotes de cebada o de algún trigo que se cosecha temprano-, sabemos que es de alto riesgo, por el tema de fríos y que no alcance a concretar su ciclo. Este año esa helada se produjo muy temprano. Son muy pocos lotes de los cuales se va a salvar alguna parte”.

El profesional luego calificó que “el resto directamente se perdieron. Y afectó a la soja de primera, en un estadio en el que estaba llenando grano; y de acuerdo a la zona del Partido la helada también afectó. Hacia el norte: Zentena, Huanguelén, el frío no fue tan intenso, no fue tan importante, por lo que la afectación fue menor. Hacia el sur, la zona de las sierras, la helada fue mucho más grande, y para ese lado estamos hablando de pérdidas muy puntuales, que van a andar alrededor del 50%”.

Agregó que el campo “es una fábrica a cielo abierto, estamos sujetos a lo que suceda climáticamente hablando. Siempre hay algún seguro que se puede tomar. Al productor suarense le gusta aplicar tecnología, siempre que los números te lo permitan. La mayoría de los insumos están todos dolarizados, y sabemos que el dólar últimamente ha sido muy complicado y los valores han ido cambiando. Si la relación insumo-producto es buena al productor le gusta aplicar tecnología”.

Resumida, la cosecha gruesa, es “un poco menor de la esperada y muy variable de acuerdo a la zona. Tenemos lugares de 3.000 o 3.500 kilos de soja por hectárea, que es muy bueno, muy por encima de los 2.000 o 2.500 del promedio esperable. Para el que le tocó eso lógicamente es una buena cosecha. Pero también hay muchos lotes de 1.200, 1.500, 1.700 kilos, que en ese caso es de pobre a mala”.

Con este dólar tan alto, ¿cuáles son las condiciones de comercialización? Explica el Ing. Loos que “las cotizaciones en dólares han bajado mucho. Este año vamos a estar sembrando trigo de 60 dólares que el año pasado, a esta altura, con insumos que inclusive han subido en dólares. Esta relación insumo-producto se empieza a complicar y empieza a ser peor. Cosas como la aplicación de tecnología se empiezan a poner en duda y probablemente va a bajar. El productor va a apuntar a esta próxima campaña de fina con un paquete tecnológico, creo yo, un poco menor. Siempre hay un paquete tecnológico básico, que el producto ha asumido y sabe que es así y lo aplica. Pero años en los cuales esa relación es buena se nota que quiere invertir y lo hace. Y generalmente el cultivo lo devuelve y justifica el aporte realizado. Pero el panorama, en general, estamos bastante más complicados por aumento en dólares de los insumos, un dólar alto y caída en dólares de los productos. El panorama es bastante complicado y peor al del año pasado. Pero, en nuestra zona, somos de hacer trigo, de manera que seguramente haremos las hectáreas que normalmente se cultivan”.