18/03/2019POLITICA

Visitó nuestra ciudad el dirigente radical Ricardo Alfonsín.

“Quien piense que la grieta no es histórica no comprende a la Argentina”. “Particularmente creo que hay hombres que trabajan para no terminar con la grieta, tanto en Cambiemos como en el Frente para la Victoria, en el Peronismo, en el empresariado, en el sindicalismo y en el periodismo. No obstante, así como digo una cosa, digo la otra: en todos los frentes, partidos y sectores hay quienes trabajan por terminar con la grieta”.

Previo a una serie de deliberaciones seccionales de la UCR que se cumplió durante el pasado sábado en nuestra ciudad, el dirigente Ricardo Alfonsín acompañado por el Convencional Nacional de la UCR por Coronel Suárez Dr. Carlos Pellegrini y Fabio Meier Martínez de Tornquist ofreció una conferencia de prensa en el marco de su visita a nuestra ciudad.

Alfonsín señaló en la apertura de la reunión de prensa que “cuando uno visita los pueblos nos hablan de lo mismo: inflación, problemas de empleo, caída de ventas, tasas de interés, recesión económica y endeudamiento, es decir todos problemas severos por los que se necesitan cambios políticos y en ese sentido espero que la UCR los proponga para, de mínima, tratar de que esto no se agrave más”, reconoció el hijo del ex presidente de los argentinos.

Alfonsín continuó con su retórica al recordar que “ya lo decía en 2015, la Argentina tiene una deuda muy grande desde la vuelta de la democracia, pero la deuda no la generó la democracia en sí sino los partidos de gobierno. Tenemos problemas típicos de países subdesarrollados: 25% de pobres, 50% de jóvenes que no estudian ni trabajan, 40% de trabajo en negro, empleo de calidad precaria, escaso desarrollo científico y tecnológico, economía primarizada y defectuosa inserción en el mundo”, sentenció.

Al formular un claro diagnóstico de la realidad el dirigente radical consideró que “luego de más de 30 años de democracia no hemos sabido, no hemos podido, no hemos querido, salir del subdesarrollo que es el verdadero desafío. Pero esto no es tarea de un solo partido y a partir de 2019 lo debemos encarar en conjunto porque quien crea que esto lo puede resolver un solo partido no ha leído demasiado de historia, al igual que quien crea que esto lo puede resolver solo la política porque países que han resuelto problemas como los nuestros lo han hecho a través de acuerdos entre las principales fuerzas políticas, los sectores de la producción y los sectores del trabajo; esto sería nuevo y bueno para la Argentina y sería en lo que debería trabajar la UCR para terminar con la grieta”.

En este sentido consideró que “la grieta no es gratis, es subdesarrollo”.

Al ser consultado por dichos del Presidente Macri en los que señaló que el camino económico tomado es el único posible, Alfonsín expresó que “lo mismo decía Margaret Thatcher y hoy hasta el propio partido Conservador se da cuenta que no era el único camino; el camino elegido por Thatcher con las mejores intenciones fue malo para Inglaterra”.

“En política nunca hay un solo camino, entre todos debemos encontrar las alternativas y comenzar a recorrerlo”.

Al evaluar su partido puertas adentro, Alfonsín expresó que “nosotros podemos hacer una autocrítica por acompañar a Macri al poder en 2015 pero la grieta no empezó ahora”.

“Quien piense que la grieta no es histórica no comprende a la Argentina: Unitarios y Federales, Radicales y Conservadores, Peronistas y Antiperonistas, incluso Raúl Alfonsín cuando hacía campaña en la década del ´80 decía que Argentina había vivido antagonismos y enfrentamientos entre las fuerzas populares inexplicables que habían sido los responsables de las Dictaduras Militares y de los fracasos que teníamos; la grieta no es nueva, es muy vieja, lo que sí es nuevo es que algunos nos demos cuenta de ella y queramos terminar con ella”.

“Particularmente creo que hay hombres que trabajan para no terminar con la grieta, tanto en Cambiemos como en el Frente para la Victoria, en el Peronismo, en el empresariado, en el sindicalismo y en el periodismo. Así como digo una cosa, digo la otra: en todos los frentes, partidos y sectores hay quienes trabajan por terminar con la grieta, pero terminar con ella no significa terminar con las diferencias, eso es imposible”.

Ricardo Alfonsín aseguró luego que “la política ha dado lo mejor de sí a través de la historia y ha sido capaz de llegar a buenos términos mediante el diálogo”.

“Terminar con la grieta significa terminar con la incapacidad de procesar las diferencias porque no todos los problemas de un país necesitan del consenso, pero sí los que son muy graves y hacen sufrir mucho a la gente, esos sí necesitan del consenso. El problema es ser capaces de reconocer cuales son cada uno de ellos”.

“Si desde la política no somos capaces de arribar a acuerdos fundamentales y recuperar la confianza de la sociedad puede pasar lo que pasó en Brasil, o lo que pasa en España, en Francia, Alemania, Austria o Italia, lo que pasa que no resolver nuestra crisis no nos permite enterarnos de lo que pasa en el resto del mundo donde otra vez aparecen las fuerzas autoritarias de extrema derecha que vienen a sacrificar las libertades porque cuando un sistema no da respuestas la misma sociedad busca respuestas fuera de él”.

En el transcurso de la conferencia de prensa que se desarrolló en el Comité de la UCR el sábado por la mañana al ser consultado por cómo se acerca la visión del gobierno, quizá de un país para pocos, a la sociedad toda reconoció que “el radicalismo no comparte las políticas que se están aplicando, algunos dirán que Ricardo Alfonsín está enojado, pero en realidad yo sigo diciendo lo que decía en 2015 y lo que dijo la UCR en toda su historia. Critico las políticas desde el punto de vista que tenía el partido desde su fundación hasta 2015; algunos tendrán que explicar por qué lo que hasta el 2015 no era bueno ahora sí lo es”.

“La Convención Nacional del radicalismo puede hacer tres cosas: competir en las próximas elecciones con la lista 3, cosa que no lo veo posible; la siguiente es ratificar el acuerdo con o sin candidato propio, esta última la más acertada desde mi punto de vista y que nos haría ganar las PASO; y la tercera alternativa es reeditar o revisar lo que se decidió en 2015 que sería establecer un frente ampliado: ARI, Radicalismo, PRO, GEN, Socialismo y el peronismo que lidera Sergio Massa”.

“La respuesta a un Cambiemos conformado por el PRO, la UCR y el ARI del 2015 quizá haya estado bien, pero muchas cosas han cambiado y ahora necesitamos de esa segunda opción que tuvo la Convención Nacional del 2015. Si queremos ganar las elecciones debemos ampliar nuestro frente porque no creo que nadie ponga por sobre el interés nacional el interés de su partido político, al menos la Unión Cívica Radical nunca lo ha hecho”.

Luego se lo consultó sobre cómo hace el radicalismo para limpiar su imagen con Macri, a lo que Alfonsín respondió “¿Cómo el Frente para la Victoria se despegó de Menem? Algunos tienen poca memoria… Yo no puedo creer que alguno crea que las decisiones de un gobierno son a sabiendas de que están equivocados; estoy absolutamente convencido que un gobernante que toma una decisión, cualquiera sea el partido político que fuere, está totalmente convencido de que está haciendo lo mejor para el país”.

“Yo no creo que el Presidente tenga malas intenciones, creo que ellos creen en esto y está bien porque yo no juzgo las intenciones, juzgo los resultados, es por eso que el radicalismo debe marcar los errores”.

“El Peronismo en los ´90 acompañaron a muerte las decisiones de gobierno… La gente cree que los políticos que se hicieron conocidos en el año 2003 no tenían trayectoria política, pero ellos habían trabajado a muerte por aquellas políticas que creían eran las mejores… cometieron un error, se equivocaron y pagaron las consecuencias, luego recompusieron sus ideas, acomodaron algunas cosas, recuperaron la confianza de la sociedad en 2003 y ganaron las elecciones por ello creo que si nosotros hacemos eso vamos a recuperarnos”, concluyó, entre otras consideraciones, Ricardo Alfonsín en Coronel Suarez en una recorrida seccional, donde no pudo apreciarse una gran cantidad de dirigentes o afiliados Radicales de nuestro medio y algunos pocos seccionales, por lo menos en la conferencia de prensa.