23/03/2019POLICIAL

Javier Roth, productor damnificado de uno de los robos en la zona rural cuando en noviembre desvalijaron la casa de su establecimiento.

“Estamos contentos porque se esclareció el hecho. Esperamos ahora que los metan preso”.

A fines de noviembre del año pasado el Ingeniero y Concejal Javier Roth fue víctima de un robo en su establecimiento de campo, ubicado en la Ruta Provincial 76, a 6 kms de la rotonda de San Eloy, a 5 kms del puesto de control policial que hay en el lugar.

Esa noche robaron en el Establecimiento El Candil, detrás del campo El Retoño, propiedad de Gregorio Díaz Torres, de Coronel Pringles, integrante del Foro de Seguridad de aquel Distrito.

Luego de descubierto el hecho delictivo, y ante los micrófonos de La Nueva Radio Suárez, Javier Roth calificó al robo “como una verdadera mudanza”.

Es que los delincuentes se habían llevado todo del interior de la casa –hasta las cortinas- y también implementos, como un tractor para cortar pasto que había en una dependencia tipo galpón.

Ahora han empezado a hallar lo robado, al quedar desbaratada una banda que operaba en toda la zona.

La punta del hilo para desenredar este entramado delictivo se produjo en Azul, a partir de un robo a un establecimiento de ese Distrito, campo La Base, hecho ocurrido el 15 de marzo, por la noche.

El puestero del lugar aportó un dato fundamental para la investigación policial. Un día antes a que el robo ocurriera en el campo "La Base", al establecimiento rural habían concurrido en una camioneta un hombre y una mujer.

El conductor del rodado, en el lugar, le preguntó al puestero por el equipo de chacra que se encontraba en el predio, en una actitud que al denunciante por el robo -según después expresara en sede policial- le resultó "extraña". El puestero del establecimiento rural, que después resultara robado, tomó la patente de la camioneta Volkswagen Amarok en el que se movilizaban el hombre y la mujer, dato que aportó a la Policía.

El tenedor de esa camioneta: Carlos Alberto Herrera (domiciliado en Laprida), por intermedio del cual se dio con la ciudadana Melisa Elizabeth Prego (con domicilio fijado en Olavarría), correspondiéndose ambos con la descripción aportada en la denuncia del robo.

Por eso, el allanamiento dispuesto por la justicia de Azul, el martes de esta semana, arrojó resultado positivo. Esto dio lugar a los allanamientos dispuestos por la justicia de Bahía Blanca, luego, que tanto Javier Roth, como su vecino, también damnificado, reconocieran pertenencias de ambos en las fotos que tomó la Policía, como parte del procedimiento judicial

Consultado Javier Roth por La Nueva Radio Suárez se refirió al esclarecimiento del hecho y el que se haya encontrado a por lo menos una parte de los responsables.

“Se recuperó parte de los muebles, sillones, mesas, sillas, una cocina, la heladera y algunas cosas más. Una parte del mobiliario. Falta todavía otra buena parte, pero lo importante de esto es que se dio con una banda importante. Esta gente estaba conectada con el robo de ocho establecimientos. Muchas cosas se han dividido, porque algunas cosas se encontraron en Azul. Se recuperó gran parte, falta todavía lo de más valor, el tractor y otras herramientas. Lo bueno es que el trabajo de investigación dio con una banda, que gran parte radicada en Laprida. Los ocho establecimientos agropecuarios son todos de la zona, tanto de San Eloy, de Pringles, Azul. Fueron robos dentro de la misma zona. En este sentido estamos contentos”.

Claro que ahora, lo que se espera, es que estos sujetos estén en la cárcel: “lo que se espera es que ahora los metan preso. Ayer estuvimos haciendo averiguaciones y está gente está prófuga. Tienen antecedentes penales. Ojalá que termine donde tenga que terminar. Estamos contentos porque se esclareció el hecho, y es una forma que la impotencia que uno sentía, por lo menos, sabe que los responsables van a tener que estar a disposición de la justicia”.

Contó Javier Roth que, con el primer allanamiento, establecido por la justicia de Azul, la Policía le envió fotos de lo encontrado a damnificados de otros robos a establecimientos agropecuarios, como es el caso de él mismo y su vecino: “ahí yo reconocí unas cuantas cosas. A partir de ahí la Patrulla Rural de Suárez tuvo que pedir una orden de allanamiento al Fiscal, que la autorizó el Juez de Suárez, y salimos para Laprida con la orden de allanamiento. Allí hicimos el reconocimiento, el día jueves. Estábamos presentes Gregorio Díaz, que es el vecino al que robaron igual que yo. El día anterior habían estado los dueños de otros establecimientos agropecuarios. Eso permaneció con custodia policial hasta que nosotros fuimos y realizamos el reconocimiento”.

En el lugar, “estaba una buena parte de lo robado”, dijo el Ing. Roth. Los elementos robados todavía no han sido restituidos a sus dueños: “el material queda en custodia, para que el juez dictamine la efectiva restitución a sus propietarios”.

Lo que falta hallar todavía es de mayor valor: el tractor de costar pasto, los sommiers de una habitación que eran nuevos, los calefactores que habían sacado, otra mesa, algunas herramientas.

“Si bien se rescató bastante mobiliario, en proporción a lo robado, lo de mayor valor todavía no ha aparecido”, dijo Javier Roth.

Indicó que “estamos contentos, porque lo recuperado tiene un valor afectivo, de la familia, que venía de la mamá de mi señora. Estamos contentos en ese sentido, que hemos rescatado estos muebles que tenían un valor más allá de lo económico. También, porque la impotencia que sentimos después que nos robaron, por lo menos, saber que se ha desbarato una banda que actuaba en robos tipo comando –al campo han ido en camiones para desmantelar toda la casa-, uno siente una gran satisfacción que esta gente va a tener al menos que responder ante la justicia”.