23/10/2018JUSTICIA

Un fallo judicial que hará mucho ruido.

La Suprema Corte dictó una resolución que podría generarle un dolor de cabeza a las municipalidades que hayan establecido la prohibición de venta y uso de pirotecnia. ¿Qué pasará en Coronel Suárez? La Municipalidad espera recibir una carta documento de las firmas mayoristas.

Desde el 2000 en Bahía Blanca se encuentra prohibida la venta y el uso particular de pirotecnia. Los Concejales de aquella época en Bahía Blanca, con Jaime Linares como Intendente, entendieron que tenían la potestad de legislar sobre el asunto y así lo hicieron.

Lo mismo ocurrió en Coronel Suárez en el año 2016, a partir de una iniciativa del Concejal del Frente Renovador Fabián González. ¿Y ahora?
Ahora un reciente fallo de la Suprema Corte de la Provincia declaró inconstitucional una ordenanza de “pirotecnia cero” dictada en el Partido de Miramar. Esta resolución sienta un precedente letal para Bahía Blanca y todos aquellos municipios que tengan disposiciones locales similares, como es el caso de Coronel Suárez.

El máximo tribunal bonaerense señaló que “de ninguna manera una ordenanza municipal puede estar por encima de una ley nacional”. Las empresas de fuegos artificiales venían acatando las disposiciones de prohibición de pirotecnia con ese argumento: aducían que es la Ley Nacional 20.429 la que regula la fabricación, la venta y el uso de este tipo de productos. Les dieron la razón.

“La restricción se muestra contraria a toda posibilidad de ejercer el comercio y la respectiva industria, conculcando así el contenido las libertades económicas”, sostuvo el fallo. Y ordena al Concejo de Miramar a dictar una ordenanza “regulatoria” pero no prohibicionista.

Las empresas del rubro saben que es una cuestión de tiempo para que se caigan todas las prohibiciones en la Provincia.

En el caso puntual de Bahía Blanca, la firma Cienfuegos ya venía litigando. Lo había hecho ante la Corte de la Nación, ya que en el paquete de demandados había municipios de La Pampa también.

El tribunal aún no resolvió la cuestión de fondo, pero hace algunos meses ya opinó que el caso “es federal” y reconoció que es Anmac, un organismo nacional, el que debe regular estas cuestiones.

En resumen, es una cuestión de tiempo para que vuelvan a estallar cohetes, petardos, estrellitas, cañitas voladoras, triangulitos, metralletas y rompeportones. Y también, en paralelo, el municipio y –probablemente- los concejales que dispusieron la prohibición deban afrontar las consecuencias de haber aprobado la ordenanza.

En el caso de Coronel Suárez las firmas mayoristas, cuyos proveedores en nuestra ciudad eran expendedores de la pirotécnica, se encuentran elaborando un documento para ser remitido a la Municipalidad de Coronel Suárez a partir de la jurisprudencia sentada por el caso Miramar, y se estima que la misma demanda existirá en todos aquellos municipios que por ordenanza de los Concejales determinaron pirotecnia cero.

Fuente: La Brújula y La Nueva Radio Suárez.