17/07/2018JUSTICIA

Entrevista al Abogado Previsional Diego Jalile.

Sobre jubilaciones, reparación histórica y otros temas. “Se está ampliando la posibilidad de adherirse a la reparación histórica. El plazo lo dan ahora hasta septiembre. Hay un remanente de jubilados que tienen que aceptar la propuesta. Son los que han estado con la jubilación mínima y los que no se han jubilado con la cantidad de aportes necesarios. Son los que están ahora como en estado de espera para aceptar la propuesta que va a hacer ANSES para evitar hacer el juicio y adherir a este programa de reparación histórica. Ya una gran cantidad de jubilados se ha adherido al régimen, y quedan estos últimos, para ver si están o no dentro del sistema”.

Es Abogado especialista en temas previsionales, dentro de otras problemáticas en las que se asesora a todos los interesados en el Estudio García Jalile, ubicado en calle Brandsen 525 en su oficina 1.

Consultado sobre cómo se accede ahora a la jubilación cuando se tienen los años y faltan aportes, indicó que “lo último que tenemos sobre la reparación histórica, dentro de la estructura de la ley, hay algunas modificaciones para la gente que tiene la edad para jubilarse –una suerte de prestación por edad avanzada- que se puede jubilar sin haber tenido aportes, pero tiene que reunir alguna serie de requisitos. Respecto de no haber tenido nunca ningún aporte y tener la mayoría de edad. También ha salido una facilidad para las mujeres que van a cumplir 60 años, entre el 2017 y 2019, y a quienes les falten aportes para jubilarse. Esas mujeres sí van a poder acceder al beneficio de la jubilación ordinaria pagando la diferencia de aportes que van a tener, hasta poder alcanzar los aportes necesarios y poder jubilarse. Esto es lo que hay hasta ahora. Respecto a jubilarse sin aportes, eso, con todas las reformas que hubo, habría que evaluarlo caso por caso en forma puntual. No es imposible, sino que se trata de analizar los requisitos de cada caso en particular, ver los aportes que tuvo la persona que pretende jubilarse, cómo los tuvo, si están realmente pagados, depositados, hechos. Y luego ver la circunstancia, reuniendo la mayor cantidad de documentación posible para ver si faltan aportes o no. Puede haber casos donde se puede hacer una moratoria, pagando la diferencia. Hoy, la realidad es que esta circunstancia está un poco más complicada, pero siempre se trata de evaluar cada caso en particular”.

Recordó que “el pago en cuotas de la moratoria está disponible”, y reiteró que en el caso de las mujeres se empieza a pagar en el momento en que se inicia el trámite jubilatorio, “un mes y medio antes de empezar a cobrar las jubilaciones”.

En cuanto a la edad, “el requisito que pide la ley sigue siendo el mismo: 65 años para los hombres y 60 años para las mujeres. Eso no se modificó. Si bien había surgido la posibilidad que los hombres se pudieran jubilar a los 70 años, está hoy como una opción, para la persona que quizá se encuentra con mayor actividad y puede seguir trabajando unos años más y jubilarse a los 70. Pero esta es una cuestión meramente opcional”.

Los beneficios son “tener más aportes hechos, lo que va a redundar en una jubilación mejor”.

El Dr. Diego Jalile agregó que “se está ampliando la posibilidad de adherirse a la reparación histórica. El plazo lo dan ahora hasta septiembre. Hay un remanente de jubilados que tienen que aceptar la propuesta. Son los que han estado con la jubilación mínima y los que no se han jubilado con la cantidad de aportes necesarios. Son los que están ahora como en estado de espera para aceptar la propuesta que va a hacer ANSES para evitar hacer el juicio y adherir a este programa de reparación histórica. Ya una gran cantidad de jubilados se ha adherido al régimen, y quedan estos últimos, para ver si están o no dentro del sistema”.

Por otra parte, se lo consultó al profesional sobre si se puede hacer alguna acción legal en cuanto a los aumentos de servicio, como es el caso de luz y gas.

La respuesta del profesional es que “están tramitando causas en la justicia federal. Son cuestiones que se están dirimiendo. Donde hay mucha puja política y judicial de por medio”.

El abogado consideró que “hay algunas cuestiones que me gustaría aportar, sobre todo en relación al consumo, en energía eléctrica y gas. Siempre hay que evaluar la cantidad de kilowatts o calorías consumidas. Es muy importante saberlo porque la liquidación se saca respecto de la cantidad consumida durante el bimestre o el mes, respecto al año anterior. Hay que evaluarlo, porque puede llegar a haber algún error en la facturación, que implique un aumento desmedido en la tarifa. Hay que evaluar lo consumido, comparando con el bimestre anterior y lo que aparece consumido en el detalle que tiene la factura. Esta información está a la derecha en la factura. Esto es importante, porque en base al consumo se establece una tarifa determinada, fija. Lo que recomiendo es ver cómo fue la facturación comparada con el bimestre anterior del mismo año. Si se consumió menos que el bimestre pasado, y hubo un ahorro significativo, considero que no debería haber un aumento exacerbado o grande en la tarifa” concluyó el profesional.