22/12/2018GREMIOS

El Sindicato Regional de Luz y Fuerza creciendo.

Construye una ampliación y mejoras en su sede de calle Alem y este sábado inaugura mejoras en el predio que tiene sobre la Ruta 85.

A pesar del contexto de país, el que termina y el que viene es un año de proyectos y concreciones para el gremio que dirige a nivel regional Roberto “Poty” García.

El dirigente lucifuercista habló con La Nueva Radio Suárez: “nosotros, cuando empieza el año, siempre nos fijamos prioridades. Y hacía tiempo que teníamos en mente agrandar el edificio de la sede central, para darle más especio físico a los compañeros que trabajan, para tener mayor comodidad en la sala de reuniones y también en un futuro no muy lejano vamos a modernizar el salón de fiestas” anticipó García.

Adelantó además que “estamos renovando todos los baños, prácticamente hemos tirado abajo todo lo que existía, haciendo todo nuevo. A eso le va a seguir el cambio de cielorraso, de la calefacción, el cambio de las aberturas. Hemos abierto un expediente con Bomberos Voluntarios de Bahía Blanca, que ya vinieron a visitarnos, nos dieron las indicaciones de la legalidad y cómo tienen que ser las salidas de emergencia y todo.

Estamos en una remodelación integral de la sede central”.

La obra lleva alrededor de 7 meses, “avanzando despacito, pero sin pausa”, dijo Roberto García, especificando que en el primer piso del edificio de calle Alem están haciendo “una sala de reuniones muy amplia, una sala de reuniones más pequeña para la secretaría general, una oficina para la secretaría de previsión social, sanitarios para varones y damas y una pequeña cocina”.

El salón de usos múltiples que está en planta baja tendrá, además, una entrada nueva, aledaña a la obra social.

Todo esto “lo ha diseñado la arquitecta Anastasi. Con ella estamos haciendo todas las reformas. Esperemos que parte de estas reformas, si nos acompaña la economía del país, la podamos estar inaugurando para mediados del año entrante. Vamos dando pasos, porque como siempre digo, en las instituciones los hombres pasamos, pero las obras quedan. Durante mi gestión hemos hecho muchas obras, queremos seguir haciendo obras para beneficio de los afiliados y sus familias”.

A esto se le suma la inauguración de este sábado: “una remodelación total del natatorio. Hemos revestido los dos natatorios íntegramente con venecitas, hemos puesto en todo el solárium piso atérmico y un cerco perimetral nuevo, totalmente vidriado, antichoque, de 1,40 metros de altura, con nueva iluminación”.

La inauguración oficial será este sábado a las 12:30 horas.

En la ciudad de Casbas se remodeló un local y para el próximo año se proyecta hacer algo similar en Tornquist.

“En un país tan ciclotímico como el nuestro, no nos asusta. Nos ocupa y nos preocupa, pero realmente nosotros no somos de quedarnos por lo que vivimos, sino de proyectar el futuro y siempre tener una utopía diferente”.

Consultado sobre cómo percibe la situación del país, Roberto García dijo que “creo que la situación es muy compleja, estamos terminando un año duro, por lo menos para los trabajadores. Un gobierno que no nos tiene en cuenta, que, a la clase trabajadora, en muchos aspectos la ignora. No hay fuentes laborales, no hay mira que se puedan reabrir y crear nuevas fuentes laborales. Parece que el gobierno está en otra sintonía que la gente. Nosotros, dentro de esto, vamos transitando un camino de tranquilidad. Hemos cerrado una paritaria a marzo de un 46%, cosa que a nosotros nos tiene con mucha tranquilidad”.

Finalmente, el Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza señaló que “hemos podido incorporar nuevos trabajadores, en Coronel Suárez hace muy pocos días se han incorporado dos hijos de trabajadores, seguramente que en marzo o abril vamos a estar sumando alguno más. En las localidades de nuestra jurisdicción también. En Puan se va a inaugurar una subestación nueva y hemos logrado incorporar dos trabajadores también. En Tornquist otro tanto. El gremio no se queda, el gremio sigue despacio, con su manera de ser. Nosotros no somos de confrontar, sí somos de consensuar, somos de dialogar, de acompañar, pero somos de hacernos respetar. Cuando no nos respetan nos hacemos sentir. Pero bueno, estamos en una etapa en la que hay desensillar hasta que aclare, como dicen en el campo. El año que viene creo que va a ser igual o más complicado que este. Ojalá que me tenga que retratar, pero todas las pautas indican esto”.