04/01/2019EDUCACION

Carolina Etcheverry, Directora del Plan Escuelas Abiertas que funciona en la Escuela Especial.

Asisten alumnos actuales de la Escuela Especial, egresados de ese establecimiento educativo y concurrentes al Taller Protegido. La combi, todos los días, realiza el viaje hasta la pileta con lleno total. Regresan a la escuela para brindarles el servicio de comedor.

El jueves los chicos disfrutaban –a pesar de una jornada que no era tan calurosa- de los espejos de agua del predio de Blanco y Negro.

Carolina Etcheverry es la Directora de la Escuela Especial y también es la Directora del Plan Escuelas Abiertas, en la temporada de verano.

“Este es un nuevo desafío. Junto con la dirección de la Escuela Especial, que empezamos en agosto, esto también es una oportunidad de brindarles otra propuesta a los chicos que tienen algún tipo de discapacidad. Nosotros conocemos los chicos porque son nuestros alumnos durante el año, sabemos lo que necesitan. Algunos, inclusive, en la propuesta de verano, son ex alumnos de la Escuela, que vuelven exclusivamente para este mes, y para nosotros es una preocupación porque son egresados a quienes volvemos a ver, que nos cuentan lo que hacen en el año, se divierten con nosotros”.

En cuanto a la propuesta para este año, explicó que “nosotros seguimos en la Escuela Especial como sede para este programa. Venimos al predio de Blanco y Negro, donde los chicos tienen iniciación a los estilos de nado, y también una parte recreativa que tiene que ver con juegos en el agua, juegos fuera del agua. Regresamos luego a sede, porque garantizamos el servicio de comedor”.

En cuanto a la concurrencia, el día miércoles, por la lluvia, las actividades se desarrollaron en la escuela sede, con juegos y otras propuestas.

El jueves, en un día pleno de sol, habían concurrido unos 30 chicos. Estaban distribuidos en todos los espacios de agua: “tenemos chicos en la pileta para pequeños, los más chiquitos, en la parte baja de la pileta grande, y también en la parte más honda, donde están los chicos que ya saben nadar y están perfeccionando el estilo”.

Por supuesto que, si algún chico no quiere meterse al agua, se respeta su decisión.

Al respecto, la Directora dice que “convengamos que hoy es un día de sol, pero el clima está un poco fresco. Pero si dicen que no quieren meterse, se respeta esta decisión. Que un chico diga no implica que estamos tratando con un chico que está generando su personalidad. Entonces, que digan hoy no me quiero meter, o no quiero ir al agua, también es magnífico, porque están haciendo valor su deseo, lo que quieren. Entonces el no acá es totalmente válido”.