16/05/2019DEPORTES

Competencia local de ajedrez y damas para participantes de la tercera edad.

El miércoles, en la Biblioteca Infantil, se llevó a cabo una de las competencias locales en damas y ajedrez para la gente de la tercera edad, en el marco de los Juegos Bonaerenses.

El Profesor Pablo Amoroso se refirió a lo que ha aprendido trabajando con los adultos mayores y a cuánto se han desarrollados disciplinas como ajedrez, para todas las edades, desde niños hasta abuelos.

“Creo que prevaleció la constancia, mía y del Municipio. Desde el 2007 son 12 años que estoy enseñando ajedrez. Todos los Directores de Deportes que pasaron todos lo vieron con buenos ojos, todos me apoyaron y me dieron continuidad, cada vez más. Es un trabajo que se fue dando de menor a mayor. Mucho también fue el cariño que le fui poniendo”.

Agregó a estos conceptos que “desde hace un tiempo, a través de Osvaldo Lezica, empezamos a trabajar con los adultos mayores. Empecé en enero de este año. Hacía mucho que me querían sumar, pero yo no sabía si podía desenvolverme con ellos, porque siempre había trabajado con chicos. Ahora me doy cuenta que perdí mucho tiempo; lo tendría que haber hecho mucho antes”.

Recuerda que, en el mes de noviembre, participó de una capacitación con el apoyo de Alexis Cortes, Director de Deportes.

“En noviembre hubo una reunión muy grande en Provincia, coordinada por Gustavo Medina, que es el Coordinador de Damas, y Walter Martínez, que es el Coordinador de Ajedrez. También estuvieron presentes directores de escuela, porque la provincia está empujando para establecer ajedrez como materia obligatoria. En la capacitación también se apuntó a los adultos mayores. Nos indicaron que no los teníamos que ver como atletas, que tienen que jugar para ganar, sino que se trata de pasar el rato, socializar, acompañar”.

Y cuenta que estas disciplinas están gestando un mejor vínculo entre nietos y abuelos, porque unos y otros se desafían a diferentes partidas: “esto a mí me emociona, es porque contribuyo a recuperar el vínculo de nieto y abuelo que se estaba perdiendo”.