12/09/2018SALUD

Coronel Suárez crece sustancialmente en el diagnóstico por imágenes.

Tomocom incorporó un nuevo tomógrafo que ya está en funcionamiento y en los próximos días se instalará un resonador magnético que llegó días pasados. Además, desde hace un año se cuenta con aparatología para hacer desintometrías óseas y otros equipos de última generación. Todo de la mano de la inversión privada.

La semana pasada la ciudad se sorprendió cuando en pleno centro una cuadra de la avenida Alsina quedó cortada al tránsito por un operativo que posibilitó descargar de un camión nueva aparatología con destino al edificio de Tomocom. Se trató de la llegada del resonador magnético.

Consultado el Dr. Rubén Brodsky especificó todos los adelantos técnicos en diagnóstico por imágenes que se están logrando para la ciudad, el distrito y la zona de influencia.

“Pedimos disculpas por la interrupción del tránsito por varias horas, fue más de lo que quisimos, porque precisamente, el segundo equipo que llegó en cuatro semanas es un resonador. Nosotros, previamente, habíamos traído un tomógrafo multislice de 64 cortes, que dicho en castellano, es "una bomba"; es un equipo increíble"

"Ahora, esta última semana, arribó un resonador magnético. El resonador nuevo “pesa 17,5 toneladas. Para ese equipo tuvimos que contratar una grúa especial que vino desde Tres Arroyos, nada más que para levantarla del camión y ponerla en la vereda de la institución”, explicó el Dr. Brodsky.

Indicó que “el equipo, es uno de los más pesados en su especie. Los resonadores se miden por potencia; los más grandes hoy están en tres puntos TESLA. El nuestro es de 0.35. Se trata de un resonador pequeño que permite estudiar, en un campo abierto, a un paciente. Significa que el individuo no va a ingresar en un túnel largo, como se ve en los resonadores de gran potencia. Sino que es una confortable letra C a la que el paciente ingresa cómodamente sentado de costado".

Con el resonador, "en el 75% de los estudios el paciente tendrá su cabeza, por fuera del equipo. Creemos, que vamos a poder resolver, según descripciones en la literatura, hasta un 90% de las patologías. Habrá un 10, o un 15% que no vamos a poder resolverlo por la intensidad de campo que tiene el resonador, por lo que algunos pacientes tendrá que hacerse este estudio en Buenos Aires o Bahía Blanca”.

El equipo adquirido por un grupo de médicos de Coronel Suárez se denomina Magnetom C.

“Es un equipo que en su intensidad de campo es uno de los mejores. Tiene una calidad de imágenes que es increíble y ello nos va a posibilitar poder resolver gran parte de las patologías. Poder hacer un aporte de esta naturaleza a Coronel Suárez nos pone muy contentos, me parece que es genial porque va a dar mucho confort a la gente, evitando las distancias que se debían recorrer".

"Es un equipo que está en condiciones de resolver todo lo osteoarticular, todo lo neurológico, todo sobre la columna, y muchas del abdomen y del tórax”.

Los que quedan por fuera, que no se van a poder atender son: “los pacientes muy grandes, muy obesos y aquellos que tengan patologías complejas de la vía biliar, que oportunamente lo iremos viendo”.

El paciente va a estar muy cómodo “porque además, la sala que hicimos es lindísima”, dijo el Dr. Brodsky.

“La sala se está terminando de hacer, eso lleva una jaula y se instalará donde estaba el equipo de hemodinamia. Porque hay un proyecto futuro para traer un equipo de hemodinamia más grande, en donde se pueda hacer ya no solamente estudios de diagnósticos sino terapéuticos, en una etapa más adelante”.

Al abortar el crecimiento en diagnósticos por imágenes de la empresa, el Dr. Brodsky habló de la incorporación de otros equipos de última generación en el último tiempo.

Desde hace alrededor de un año está en funcionamiento el desintómetro en Coronel Suárez.

“Tuvimos una gran suerte y compramos un equipo fantástico, sensacional, que permite la valoración de la densidad mineral ósea. Eso que puede ser muy complejo, es excelente para la mujer. Las mujeres son muy prolijas y metódicas a la hora de hacerse sus controles ginecológicos. Y ahora además, agregamos la densitometría. Se ha armado una buena ruta interior de atención a la paciente del sexo femenino.

Se hace en el Instituto Radiológico su mamografía, ecografía, desintometría, todo el mismo día”.

También informó de otro adelanto que pasó casi desapercibido: “hace unos dos años trajimos un ecógrafo que es espectacular. Sobre todo en cardiología. Es un ecógrafo increíble, con muy buena definición. Los cardiólogos están muy contentos porque les va a dar chances diagnósticas espectaculares. Se puede ver con mucho más detalles el corazón, el hígado, los riñones, etc. Y tiene un software para estudiar especialmente el corazón que es muy bueno”.

En relación al nuevo tomógrafo, el Dr. Brodsky explicó que es un equipo multislice o multicorte, de 64 cortes.

“Nosotros teníamos un tomógrafo muy chiquito, de 4 cortes; por suerte, en el hospital trajeron un tomógrafo que es espectacular, de 16 cortes, que es un equipo fantástico. Estoy muy contento porque tiene imágenes de muy buena calidad y podemos resolver muchas cosas. Y ahora nosotros, en el privado, trajimos un equipo de 64 cortes que nos permite ingresar en un camino que todavía no hemos estudiado pero que sí tenemos gente a entrenar en eso, que es todo lo inherente a lo cardiovascular. Este tomógrafo ya está instalado, lo tenemos trabajando pero falta ajustar cosas. Vamos a hacer procedimientos diagnósticos no invasivos. Por ejemplo el estudio de las coronarias, con una definición bárbara. Vamos a poder hacer valoración de las calcificaciones y de enfermedades de las arterias coronarias en pacientes jóvenes, sin tocarlos, mirándolos desde afuera, a través de este equipamiento. Y tenemos gente estrenada en eso. Juan Benger, el último cardiólogo que llegó a nuestra ciudad estuvo mucho tiempo entrenándose en este tema. Además, vamos a poder hacer navegaciones virtuales en el colon, como hacen los endoscopistas. No es un estudio que suplanta al otro, son estudios complementarios, en primer lugar. No requiere anestesia, es un estudio que se hace bastante más rápido, que tiene una resolución espacial parecida a las endoscopías. Sí no se puede hacer extracción, como hacen los endoscopistas en el caso de pólipos, por ejemplo. Vine de un entrenamiento en eso, en estos días. Todo requiere mucho tiempo de entrenamiento, muchas horas de lectura”. Agregó que “la resolución de estos equipos, es increíble”.

Es fenomenal, poder contar, en la ciudad, con todo este equipamiento de última generación, avanzando sustancialmente en lo que es diagnóstico por imágenes. “No sin esfuerzo. Este es un esfuerzo económico, físico e intelectual. Hay que ponerse a leer, estudiar. Confío muchísimo en esta tecnología”, dijo el Dr. Rubén Brodsky, prometiendo que cuando esté instalado el resonador, mostrarán este nuevo equipamiento.