19/05/2017INSTITUCIONES

Biblioteca Parlante. Ahora se prestan las películas para no videntes.

Además sigue creciendo el Museo Polifacético.

La Biblioteca Parlante está dando a préstamo películas audio descriptas preparadas especialmente para no videntes, pero que pueden disfrutar y mucho todas las personas. Para acceder a ellas solamente hay que ser socio del organismo, a $200 por año.

Consultado Rubén Kopelson, el Presidente del organismo, explicó que “la Biblioteca pone algo nuevo en nuestro Distrito, se trata de películas audio descriptas, apuntando a que queremos hacer algo en común para los que ven y los que no. En esos films cuando los actores callan su voz, cuando la persona no vidente pierde el hilo de la historia, hay un locutor que va relatando lo que va sucediendo”.

Títulos muy conocidos, films renombrados, aplaudidos por la crítica y por el público, con más de 70 películas con este sistema a disposición de todos los socios.

“También contamos con libros para no videntes, son CD que la gente puede escuchar en su casa o en el coche cuando va viajando. Con $200 por año tiene acceso a retirar todo este material en préstamos. Esto está teniendo mucha aceptación. Hay maestras que están viajando a Huanguelén y que ya me han llevado más de 60 títulos, todas las semanas vienen a renovar, a ver si no conseguimos más”, dijo Rubén Kopelson, que informó también que la semana que viene se tendrán grabados más de 50 títulos más con este sistema audio descripto.

Por otra parte también se han adquirido nuevos libros para personas videntes, con una muy importante inversión, por lo que se invita a todas las personas, videntes o no videntes, a ser socios de la Biblioteca Parlante.

En relación al Museo Polifacético que funciona en el lugar dijo Kopelson que han recibido en estos días nuevas donaciones. Entre ellas, “antes de ayer tuvimos la satisfacción de recibir una donación de la señora Delma Rubio, un farol de los que usaban los guardias en el ferrocarril, original inglés del año 1925, y una silla con esterilla que perteneciera al Hotel Roma, la que está en excelentes condiciones”.

Ese sillón lo adquirió Rubio cuando hizo el remate de los lotes que pertenecían al mítico hotel que estuviera ubicado en Belgrano y Villegas de Coronel Suárez.

“Una infinidad de cosas que nos han donado o nos han dado a préstamos diferentes elementos que son muy valiosos en cuanto a su carácter histórico” finalizó Rubén Kopelson.